viernes, 13 de enero de 2017

2016 cerró con una inflación de 1'6%

El Índice de Precios de Consumo (IPC) cerró 2016 en una tasa del 1,6% tras dispararse nueve décimas en diciembre respecto al mes anterior como consecuencia del encarecimiento de las gasolinas, de la electricidad, del gasóleo para calefacción, del gas, de los viajes organizados y de algunos alimentos, como las legumbres y las hortalizas.

Se trata de la tasa interanual más alta desde julio de 2013, cuando se situó en el 1,8%. Desde entonces, el IPC ha seguido una tendencia descendente o de leves subidas con una tasa mínima del -1,1% el pasado abril de 2016. De hecho, el IPC interanual arrancó el ejercicio pasado en tasas negativas con un -0,3% en enero. Durante ocho meses registró porcentajes negativos hasta que en septiembre volvió a terreno positivo con un 0,2%. En el último trimestre del año, el IPC creció 1,4 puntos, volviendo al finalizar 2016 en niveles de hace tres años.

El transporte fue el principal responsable del aumento de la inflación, debido al alza de precios de los carburantes y lubricantes, frente a la bajada del año anterior. En menor medida influyó la vivienda, por el mayor encarecimiento de la electricidad que el año anterior, así como por el incremento de precios del gasóleo para calefacción y del gas, que disminuyeron en 2015. El ocio y la cultura también tiraron de los precios para arriba, por el mayor encarecimiento de los viajes organizados.

El IPC interanual finalizó el año 2016 por encima del incremento salarial pactado en convenio (1,06%) y del aumento que experimentaron las pensiones (0,25%). Esto supondrá una pérdida de poder adquisitivo, que en el caso de los jubilados tendrá lugar por primera vez desde 2012.








.

jueves, 5 de enero de 2017

Bajada del paro

Añoo histórico para el empleo en España. El número de desempleados registrados en los servicios públicos de empleo cayó en diciembre en 86.849 personas respecto al mes anterior. El año cerró con una caída de 390.534 personas respecto a 2015, lo que sitúa el total de desempleados inscritos en 3.702.974 y convierte a 2016 en el mejor año de la serie histórica para el empleo.

Según los datos publicados este miércoles por el Ministerio de Empleo, en comparación interanual la caída fue del 9,54%, lo que supone el descenso más acusado desde 1999. En términos absolutos la caída fue de 390.534 personas, la mayor bajada en un año natural. En términos desestacionalizados, el paro cayó en el mes de diciembre en 49.243 personas.

El año pasado superó a 2015, que cerró con una caída del desempleo de 354.203 personas y se instaló como el mejor año de la serie histórica en cuanto a creación de empleo.

Por sectores económicos, el descenso del paro anual se concentró en el sector servicios (208.053 personas), seguido de la construcción (77.249 personas), la industria (48.009 personas), el colectivo sin empleo anterior (32.569 personas) y la agricultura (24.654 personas).

España suavizó durante el último año los desequilibrios de su mercado laboral. Por un lado, el paro juvenil cayó en el último año en 47.607 personas, lo que supone una reducción del 13,9%, por encima de la media general. Además, también se incrementó el empleo indefinido.

En 2016 se realizaron 1.713.262 contrataciones indefinidas, lo que supone un incremento de 204.097 (13,52%) sobre el ejercicio anterior, según los datos de Empleo. La tendencia se confirmó en diciembre, mes en el que se registraron 122.294 contratos de carácter indefinido, un 13,38% más que en el mismo mes del año anterior.

Por comunidades autónomas, los mayores descensos absolutos fueron para Andalucía (79.897 personas), Cataluña (62.023) y Comunidad de Madrid (46.985), si bien en términos relativos las mayores caídas anuales se dieron en La Rioja (13,08 %), Cataluña (12,03 %), Baleares (11,71 %) y Castilla y León (11,66 %).

Un año histórico
La campaña de Navidad ha supuesto el empujón definitivo para registrar la mayor caída anual de la serie histórica. No hay que olvidar que sectores como la distribución refuerzan sus plantillas durante estos meses para hacer frente a la demanda de los consumidores.

El desempleo rompió además en diciembre con cuatro meses consecutivos de subidas. Aunque se trata de otro sistema de medición, la Encuesta de Población Activa (EPA), publicada hace escasas semanas, ya reflejó una importante caída del paro durante el tercer trimestre. La tasa bajó del 19% por primera vez en seis años tras un descenso del desempleo de 253.900 personas.

La economía española ha logrado sortear el parón político este año y consolidar su recuperación. La histórica caída del paro, que se produce mientras distintos partidos políticos reclaman la derogación de la reforma laboral, se une a otros indicadores positivos registrados en 2016 como el avance del PIB (se estima que cerrará el año con un crecimiento del 3,2%) o la cifra récord de turistas extranjeros.

Ahora faltan las cifras de la EPA del cuarto trimestre para conocer de forma definitiva en qué tasa cerró el desempleo el año.

2016 pasará a la historia como el año en el que España careció de un gobierno formalmente constituido, puesto que el Ejecutivo del PP se mantuvo en funciones durante cerca de diez meses, hasta finales del pasado octubre, cuando Mariano Rajoy fue investido de nuevo presidente por el Congreso. Sin embargo, el pasado ejercicio también será recordado como el de mayor crecimiento económico y la mayor creación de empleo desde la época de la burbuja crediticia, solo que ahora no hay burbuja, de modo que la actual mejora no solo es real, sino sostenible en el tiempo.

Así pues, el mercado de trabajo acaba de registrar el mejor año de su historia, exceptuando el espejismo del boom inmobiliario, bajo la particularidad de que el Gobierno ha estado limitado en sus competencias.

Caída histórica del paro

En concreto, el número de parados registrados en las oficinas de los servicios públicos de empleo (antiguo Inem) se situó en 3,7 millones de personas a cierre de 2016, tras bajar en 390.534 desempleados en el conjunto del año (-9,54%), su cuarta caída anual consecutivo y la mayor de toda la serie histórica, iniciada en 1996, según los datos publicados este miércoles por el Ministerio de Empleo.


La bajada del desempleo en 2016 es la cuarta consecutiva tras la de 2013, 2014 y 2015, cuando el paro cayó en 147.000, 253.000 y 354.203 personas y contrasta con las subidas experimentadas en el periodo 2007-2012. En 2012, 2011 y 2010, el paro aumentó en 426.364, 322.286 y 176.470 personas, respectivamente, mientras que en 2007, 2008 y 2009 las listas de las oficinas públicas de empleo sumaron 106.674, 999.416 y 794.640 parados más.

Además, la tasa anual de reducción del paro registrada en 2016 (-9,54%) es la más alta desde 1999, y en los últimos cuatro años el desempleo ha disminuido en más de un millón de personas (1.145.749).

A esa cifra de 3,7 millones de desempleados con la que se cerró el año se ha llegado después de que el paro experimentara una caída de 86.849 desempleados en diciembre, un mes caracterizado por las contrataciones en la campaña de Navidad. Pero en términos desestacionalizados, una vez eliminado el efecto calendario, el desempleo también bajó en 49.243 personas en diciembre.

Por otro lado, el paro entre los jóvenes menores de 25 años ha disminuido en los últimos doce meses en 47.607 personas, un 13,9%, por encima de la media general del 9,54% interanual. Por sectores, se redujo en todos ellos, especialmente en los servicios, con 208.053 desempleados menos (-7,6%), y la construcción, donde bajó en 77.249 parados (-17,04%); en la industria el desempleo retrocedió en 48.009 personas el año pasado (-12,2%); en el colectivo sin empleo anterior bajó en 32.569 desempleados (-9,3%); y en la agricultura cayó en 24.654 parados (-12%).

El paro también bajó en todas las CCAA durante el pasado año, sin excepción. Los descensos anuales del desempleo los encabezan Andalucía (-79.897 parados menos, Cataluña (-62.023), Madrid (-46.985) y Comunidad Valenciana (-43.027). Los menores retrocesos los registraron Navarra y La Rioja, con 3.098 y 2.854 parados menos respectivamente. Por último, durante el año 2016 se han realizado 1.713.262 contrataciones indefinidas, lo que supone un incremento de 204.097 (+13,52%) sobre el ejercicio anterior.

La mayor creación de empleo de la década

Y si los datos de paro fueron históricos, los de afiliación no se quedan atrás. La Seguridad Social cerró 2016 con un total de 17.849.055 afiliados, el mayor registro desde octubre de 2009. Pero lo más relevante es que la ocupación registró un aumento medio de 540.655 afiliados (+3,12%), su mejor resultado de la última década. Se trata de la mayor ganancia de cotizantes desde 2006, en pleno pico de la burbuja inmobiliaria, cuando el sistema sumó 609.673 nuevos afiliados, y es la tercera subida anual consecutiva tras la de 2014 (+417.574 cotizantes).

En diciembre, la afiliación creció en 68.531 personas (+0,39%), y, aunque este mes esté influenciado por la campaña de Navidad y el paréntesis natural en actividades como la industria o la construcción, una vez eliminado el efecto estacional, la ocupación también avanzó en 41.438 personas y acumula 36 meses en positivo.

En relación a 2015, la ocupación creció en todos los territorios autonómicos, incluidas las ciudades autónomas de Ceuta y Melilla. Destacan Cataluña, con 119.185 afiliados más (+3,88%); Comunidad de Madrid, con 94.753 (+3,30%); Andalucía, con 77.687 (+2,74%) y Comunidad Valenciana, con 61.191 (+3,59%).








miércoles, 4 de enero de 2017

Perihelio

El 4 de enero la Tierra pasa por el punto de su órbita más cercano al sol, conocido como perihelio. El paso por este punto tiene lugar a las 10:59 (Tiempo Universal), momento en el que la Tierra y el Sol distarán 147,1 millones de kilómetros, unos cinco millones de kilómetros menos que en su punto más distante, que tiene lugar en julio. Debido a esta "cercanía", el sol presenta su máximo diámetro aparente.

martes, 6 de diciembre de 2016

PISA 2015

493 en ciencia, 496 en lectura, 486 en matemáticas. Estas son las notas que los escolares españoles consiguieron el 2015 en PISA, el examen de la OCDE que se ha convertido en el estándar más usado en todo el mundo para medir el rendimiento de los diferentes sistemas educativos. Las notas son mejores que en las últimas ediciones de PISA y, además, nos hemos acercado a los líderes.

Según el resultado publicado esta semana por la OCDE, en los últimos años las notas de los adolescentes españoles (la prueba se hace a los 15 años) han subido. Los recortes, si los hubo, se produjeron antes de PISA 2015 y, sin embargo, los resultados nos dicen que este ajuste presupuestario no hizo que los estudiantes españoles empeorasen en relación con los de otros países.

En cada edición hay pruebas en las tres disciplinas, aunque una de ellas recibe una atención algo más detallada. En 2009 fue Lectura, en 2012 Matemáticas y en 2015 ha sido Ciencia. Los exámenes se realizan cada tres años y participan más de medio millón de jóvenes en hasta 72 países. En España, participaron 37.000 alumnos de 980 centros de todas las comunidades autónomas.

Las pruebas intentan medir habilidades: capacidad para comprender un texto, análisis de un experimento científico, dominio de las técnicas matemáticas básicas… El objetivo es medir la madurez de los alumnos y su capacidad para aplicar en su vida diaria las enseñanzas de la escuela.

Los resultados están resumidos en el siguiente cuadro. Los países están ordenados según su nota en Ciencias. Como vemos, los mejores son Singapur, Japón, Estonia, Taiwan, Finlandia, Canadá, Vietnam, Corea del Sur, Nueva Zelanda y Eslovenia. También algunas ciudades chinas tienen muy buenos resultados (Hong Kong, Macao, Pekín, Shanghai…).



Mientras, España está en la media. En Ciencia sacamos 493 puntos, exactamente la misma nota media de la OCDE. En Lectura, incluso estamos un poco por encima, por primera vez en la historia de PISA, con 496 puntos frente a 493 de media de la OCDE. En Matemáticas caemos hasta los 486 por 490 de media en la OCDE. Tenemos por delante a países europeos con una renta per cápita bastante inferior a la nuestra: Estonia, Eslovenia, Portugal… Estamos en el mismo nivel que países con un PIB más elevado que el nuestro como EEUU, Austria, Suecia o Francia, por ejemplo.

Quizás éste sea el PISA que permita una valoración más optimista para nuestro país de todos los hechos hasta el momento desde el año 2000. Porque la OCDE no sólo mide el resultado absoluto, sino que también lo compara con el resultado de años anteriores. España es uno de los pocos países que mejora en las tres categorías: 2 puntos cada tres años en Ciencia, 7 puntos en Lectura y 1 en Matemáticas. Seguimos teniendo un agujero en esta última materia, pero en Lectura ya estamos por delante de la media de la OCDE. Si comparamos con 2012, último examen PISA, los resultados en España pasan de 488 a 496 en Lectura; de 484 a 486 en Matemáticas; y de 496 a 493 en Ciencia.


Por comunidades autónomas, destacan otra vez las notas de Castilla y León, Navarra, Madrid y Galicia. Estas regiones consiguen puntuaciones que las situarían al nivel de los mejores países. Por ejemplo, en Lectura, los 522 y 520 puntos de castellano-leoneses y madrileños les harían colocarse sólo por debajo de Finlandia en toda Europa y en el top 5 de PISA, sólo por detrás de los mejores sistemas, como Singapur o Canadá. En el lado negativo, permanecen los sospechosos habituales de la educación española: Extremadura, Canarias y Andalucía. En esta comparación, destacan las malas notas del País Vasco, que hasta esta edición era una de las regiones con un nivel más alto.



En cuanto a las diferencias por sexo, España mantiene más o menos las mismas constantes del resto de países. Así, en Lectura, las chicas superan a sus compañeros de clase en todos los países analizados. De hecho, la media en la OCDE es de 27 puntos a favor de ellas y en España es algo menor (20 puntos). Mientras, en Matemáticas y Ciencias, pasa al contrario y los chicos superan a las chicas en la mayoría de los sistemas educativos. Por ejemplo, en España, en Ciencia, el tema central de PISA 2015, los alumnos varones sacan 496 puntos y sus compañeras se quedan en 489.

















.







sábado, 3 de diciembre de 2016

El salario mínimo en España

La curva de la evolución del salario mínimo experimentará la mayor subida en 30 años con un incremento del 8% aprobado para 2017, hasta los 707,6 euros mensuales. Hasta el momento, la cuantía la ha fijado el Gobierno cada año previa consulta con las organizaciones sindicales y empresariales más representativas, y teniendo en cuenta IPC y las circunstancias económicos. Sin embargo, para los años 2018, 2019 y 2020, este indicador se fijará con la patronal y los sindicatos, tendrá carácter vinculante y una fecha tope para su negociación, el 15 de noviembre.

El salario mínimo se creó en 1963 y se mantuvo congelado durante los tres años siguientes. A partir de 1967 se ha ido actualizando anualmente, salvo entre 1976 y 1979, años en los que se subió dos veces cada ejercicio por el elevado aumento de la inflación. En 1980, con la aprobación del Estatuto de los Trabajadores se estableció su revisión anual, previa consulta con las organizaciones sindicales y patronales más representativas. Desde 1982 el Consejo de Ministros ha fijado el salario mínimo para el ejercicio siguiente en su última reunión del año.

En el salario mínimo se computa únicamente la retribución en dinero, sin que el salario en especie pueda, en ningún caso, dar lugar a la minoración de la cuantía. Este salario se refiere a la jornada legal de trabajo en cada actividad (máximo de 40 horas semanales en cómputo anual), sin incluir en el caso del salario diario la parte proporcional de los domingos y festivos. Si el contrato es a tiempo parcial se percibirá la prorrata que corresponda a la jornada establecida.

Dentro de Europa, el salario mínimo varía enormemente de un país a otro. La brecha salarial europea queda patente con las diferencias existentes entre el país que tiene establecido el más alto frente al más bajo. Por ejemplo, en Luxemburgo está fijado en 1.923 euros frente a los 155,71 euros de Albania, tal y como se desprende de los últimos datos publicados por Eurostat.

Año SMI Día SMI Mes
---- ------- --------
2017 23,59 € 707,60 €
2016 21,84 € 655,20 €
2015 21,62 € 648,60 €
2014 21,51 € 645,30 €
2013 21,51 € 645,30 €
2012 21,38 € 641,40 €
2011 21,38 € 641,40 €
2010 21,11 € 633,30 €
2009 20,80 € 624,00 €
2008 20,00 € 600,00 €
2007 19,02 € 570,60 €
2006 18,03 € 540,90 €
2005 17,10 € 513,00 €
2004 15,35 € 460,50 €
2003 15,04 € 451,20 €
2002 14,74 € 442,20 €