jueves, 10 de diciembre de 2009

Día Internacional de los Derechos Humanos

"No perderé
la confianza
en el ser humano.
Mi desconfianza
está en algunos gobiernos,
pero no en la humanidad".

(A. Haidar, 22.11.2009)


El 10 de diciembre de 1948, la Asamblea General de las Naciones Unidas aprobó y proclamó la Declaración Universal de Derechos Humanos. Hoy, que se cumplen años, dedico este post a testimoniar mi admiración a una mujer, "la Ghandi saharaui", que en estos momentos mantiene una huelga de hambre en Lanzarote para pedir que le permitan volver a su casa de El Aaiun (Sáhara Occidental). Primero le arrebataron el pasaporte y al día siguiente, 14 de noviembre (triste conmemoración del triste aniversario del triste Acuerdo Tripartito de Madrid), la expulsaron de su tierra a España, de donde no la dejan salir. Ayer dijo: "Volveré a El Aaiún viva o muerta, pero volveré". Su decisión denuncia una violación de los derechos humanos que cometen, en complicidad, los Gobiernos de Marruecos y España.

Así se defienden los derechos humanos:

Carta abierta de Aminetu Haidar

"A LA SOCIEDAD ESPAÑOLA EN EL DÍA INTERNACIONAL DE LOS DERECHOS HUMANOS

Hoy es 10 de Diciembre, Día Internacional de los Derechos Humanos. En estos momentos en los que se conmemora un día sagrado para la Humanidad, un día de ideales y de principios que garantizan los derechos básicos; yo, que soy defensora de Derechos Humanos, estoy en huelga de hambre desde hace 25 días a causa de la injusticia y de la falta de respeto a los Derechos Humanos.

Hoy, después de mi expulsión ilegal de mi tierra por las autoridades marroquíes, después de ser retenida ilegalmente en este aeropuerto de Lanzarote por el Gobierno español y de ser separada de mis hijos contra mi voluntad, siento más que nunca el dolor de las familias saharauis separadas desde hace más de 35 años por un muro de más de 2.600 kilómetros.

Hoy, como cada día, sufro pensando en mis compañeros encarcelados, sufro pensando en los siete activistas de Derechos Humanos que, por decisión arbitraria del gobierno marroquí, van a comparecer ante un tribunal militar y son amenazados con la pena de muerte. Pienso también en la población saharaui, oprimida y reprimida diariamente por la policía marroquí en el Sahara Occidental. Y pienso en su futuro.

En este Día Internacional de los Derechos Humanos felicito a todas las personas libres que defienden los derechos elementales y se sacrifican para lograr paz en el mundo, y al mismo tiempo les lanzo un llamamiento urgente para la protección de los derechos de mi pueblo, el pueblo saharaui.

Hoy es también un buen día para la esperanza, un día que aprovecho para pedir al mundo y especialmente a las madres, que apoyen mi reivindicación, que es el regreso al Sahara Occidental. Deseo abrazar a mis hijos, deseo vivir con ellos y con mi madre, pero con dignidad.

Hoy quiero agradecer a la sociedad española su solidaridad y su defensa continua de los derechos legítimos del pueblo saharaui y también, su solidaridad conmigo en estos duros momentos.





Aminetu Haidar Aeropuerto de Lanzarote, 10 de Diciembre de 2009".



Aminetu ha sufrido repetidamente en su vida la violación de los diferentes derechos humanos, pero en esta ocasión los derechos violados de forma concreta son los recogidos en los siguientes cinco artículos de la Declaración Universal:

Artículo 2:

1. Toda persona tiene todos los derechos y libertades proclamados en esta Declaración, sin distinción alguna de origen nacional, nacimiento o cualquier otra condición.

2. Además, no se hará distinción alguna fundada en la condición política, jurídica o internacional del país o territorio de cuya jurisdicción dependa una persona, tanto si se trata de un país independiente, como de un territorio bajo administración fiduciaria, no autónomo o sometido a cualquier otra limitación de soberanía.

Artículo 9:

-Nadie podrá ser arbitrariamente detenido, preso ni desterrado.

Artículo 13:

1. Toda persona tiene derecho a circular libremente y a elegir su residencia en el territorio de un Estado.

2. Toda persona tiene derecho a salir de cualquier país, incluso del propio, y a regresar a su país.

Artículo 15:

1. Toda persona tiene derecho a una nacionalidad.

2. A nadie se privará arbitrariamente de su nacionalidad ni del derecho a cambiar de nacionalidad.

Artículo 30:

-Nada en esta Declaración podrá interpretarse en el sentido de que confiere derecho alguno al Estado para realizar actos tendientes a la supresión de cualquiera de los derechos y libertades proclamados en esta Declaración.

Este repaso al texto de dichos artículos va dirigido a despistados. Muchos hablan de violación de Derechos Humanos, así en general, como si se tratara de una nube, cuando lo que hay es violación de concretos derechos humanos, éste o aquél, definidos a ras de tierra.

Casi siempre que se habla de Derechos Humanos pensamos en que se violan allá lejos, en países del Tercer Mundo y bajo regímenes dictatoriales. Este caso de Haidar nos despierta a la terrible realidad. A ella se le están violando sus derechos tanto en un cercano Marruecos, aliado sempiterno de Estados Unidos y socio preferencial de la Unión Europea, como en una España que presume de tener un régimen democrático.

De Marruecos se dice con facilidad que vive en un sistema medieval. Pero ¿y España? ¿Cuántas veces los historiadores a la violeta han criticado, desde la modernidad, que los matrimonios reales se pactaban por razones de Estado? Pues ahora hemos tenido que oir a un estadista que más importante que la vida de Haidar son las buenas relaciones con Marruecos; eso es apelar a la razón de Estado. Con una diferencia: a la princesa medieval se le privaba de elegir marido (¡oh, qué pena!, por cierto, como a muchas mujeres de entonces) mientras que a Haidar se le priva de la vida.

Nadie pone en duda que si muere su cadáver irá sin problemas a El Aaiún; el Gobierno español lo repatriará y los policías marroquíes lo aceptarán al llegar al aeropuerto saharaui. Sin embargo ese viaje se le niega en vida: ¿qué mayor y más clara manifestación de la violación de un derecho humano a cargo de dos gobiernos?


...Y que quede claro: sin respeto a los derechos humanos no hay democracia.






.

2 comentarios:

Anónimo dijo...

Muy buen artículo, amigo Marciano, a pesar que ya ha regresado al Sáhara, la violación de los derechos humanos existió y sigue existiendo, aunque ahora se quiera disfrazar de "mortivos humanitarios"..Un Saludo. MJ.

marbregal dijo...

Gracias, MJ, pero no caigo en quién puedes ser tú. Acepto que te ocultes en las siglas pero me gustaría identificarte. Díme quién eres en un nuevo comentario, que no publicaré; además borraré éste, tras conocer tu identificación. Saludo.