miércoles, 29 de abril de 2009

Efemérides taurinas jerezanas: reinauguración de la plaza

29 de Abril

En 1.872, se inaugura la plaza de toros, reedificada tras el incendio de 1.860, con una corrida en que se lidian seis toros de la ganadería de Juan López Cordero, a los que dan muerte Antonio Carmona “Gordito” y Manuel Fuentes “Bocanegra”.
En 1.872, el toro “Trompetero” de la ganadería de Rafel Laffite recibió 26 varas y mató siete caballos, perdonándosele la vida a petición del público.
En 1.881, como primer día de feria, se corren toros de las hermanas Teresa y Concepción Núñez de Prado por los espadas “El Gordo”, Currito y José Sánchez del Campo “Cara-Ancha”, con el resultado de cinco caballos muertos.
En 1892, Manuel Lara “Jerezano” mata como único espada dos novilladas en el llamado Circo de Cárdenas, plaza ubicada en el viejo Corralón de Paúl. Figuró como puntillero Pedro Bernal, que tal vez era puntillero titular de esta plaza que no era la oficial de la ciudad.  

domingo, 26 de abril de 2009

Un arquitecto jerezano en Sevilla

Tenía ganas de verla. Siempre paso por esa zona de Sevilla con prisas; cuando voy tengo alguna cita con hora fija y cuando vuelvo ya es de noche, mal momento para buscar y peor para hacer fotos.

La avenida de la Palmera es larga y no sabía exactamente el sitio, por lo que había que dedicarle un tiempo específico. ¿Que de qué se trata? De la Casa Sundheim. Hoy he vuelto a la perla del Betis, día siguiente de visitarla para ver una novillada en la Maestranza. Tras recoger a R e I, que han terminado unas jornadas de Simulación del Congreso de los Diputados en la Olavide, paro y me pongo a buscar.




La Casa Sudheim es uno de los mejores ejemplos que nos quedan de la obra que desarrolló a lo largo de muchos años un gran arquitecto jerezano, Francisco Hernández Rubio, personaje conocido menos de lo que merece. Para definir su categoría baste decir que es el principal arquitecto modernista de Andalucía. Ahora bien, la Casa Sundheim fue la proclama con que él daba por finalizada su dedicación al modernismo; otros aires artísticos era necesario respirar, otros caminos había que recorrer y él tenía capacidad para ello.

Voy preguntando a los viandantes y no saben nada de la Casa Sundheim. Alguien me dirige a bulto "hacía allí" y me encamino; cuando estoy frente a la iglesia del Corpus Christi pregunto a un señor ya mayor y me dice: "Sunjeim no, Sundeim; está ahí enfrente, junto a la iglesia". "Gracias". Me acerco y el seto, tan grande, no permite una vista en condiciones.

Se trata de un edificio un tanto difícil de definir, así creo yo. Fue encargado en 1912 por la familia industrial Sundheim de origen inglés (que tiene dedicada una avenida con alameda en Huelva). Es de suponer que el encargo se referiría a una vivienda que recordara el ambiente de su país natal. Hernández Rubio estudió a fondo la arquitectura británica para que el proyecto respondiera a las expectativas del comitente y que estuviera a la altura de su personal categoría profesional. De hecho, sus proyectos modernistas solían llevar un aire de las islas, como en el jerezano Depósito de Sementales o en el desaparecido Tiro de Pichón portuense.  Sí, a primera vista el edificio parece inglés, con una imagen un tanto insólita en esta avenida abundosa en obras historicistas y regionalistas. Bueno, así se ha definido el estilo en que don Francisco construyó esta vivienda, el estilo inglés.

Busco el sitio más apropiado para la foto y no veo dónde. Por los lados norte, este y y sur no hay vista posible. Al final me decido desde la avenida y lo único que sale es la mitad superior de un lateral del edificio. 



La designación de estilo inglés la veo un poco imprecisa, porque ha habido muchos estilos ingleses. Es como llamar estilo español a uno concreto de entre los que en España se han desarrollado. Es cierto que hay uno que resulta ser propio de aquí y no se da fuera de España, mas a pesar de ello no se llama estilo español sino mudéjar.

En algún lugar dicen que Hernández Rubio construyó esta casa en estilo anglicista. Bueno, ya es otra cosa; es como indicar que el estilo no es inglés pero tiende o se aproxima a algo que pueda ser identificado con lo inglés. De todas formas tampoco es muy preciso. En otro lugar he llegado a leer que la vivienda es un ejemplo del estilo Tudor, pero esto no consigo verlo por ningún lado. Entiendo que lo tudor se caracteriza básicamente por  el uso de un tipo de arco específico que consiste en una mezcla de rebajado, carpanel y apuntado; pues resulta que no hay ningún tipo de arco así en todo el edificio. Otros optan por calificarla de historicista; en fin...

Me arrimo a la verja que cierra el recinto y entre barrote y barrote echo otra foto, sin mucho éxito porque la vista no es diáfana debido a los árboles y a su espeso ramaje.



Quizás los Sudheim deseaban una vivienda que les recordara a las edificaciones de los cottages, casas de campo de la campiña inglesa; para ello sí que era necesario darle el protagonismo a un entorno con vegetación rica, arbolado espeso y alto y césped siempre tupido y verde. Efectivamente, aquí se ha recreado un jardín de los que se suelen llamar de tipo inglés. Los cottages, sí, repiten unas construcciones que acaban dando como características el uso del ladrillo en los muros y de la piedra  en las esquinas, zócalos y rebordes de vanos; como aquí. Se me ocurre pensar que los Sundheim querían en Sevilla una edificación que siguiera la estela marcada por el palacio Miramar, construido años antes en San Sebastián por la reina regente.

Me acerco a la puerta, cerrada, y sólo puedo observar el edificio de cemento y cristal de reciente construcción que ocupa el centro de la parcela, bien ajardinada y espaciosa, tanto que contiene tres edificaciones monumentales. Esto es así porque este terreno, incluida la Casa Sundheim, fue comprado a la familia por la Administración para oficinas de la Expo 92; después, aquí se ubicó la residencia oficial del presidente de la Junta de Andalucía hasta que una polémica pública obligó a cambiarla.





Lo que me resalta es que la construcción presenta elementos correspondientes a épocas diferentes; así, hay un torreón de aire medieval junto a la puerta principal, una balaustrada alrededor de todo el edificio con aire de renacimiento italiano, una chimenea prominente más propia de un edifico industrial de principios del diecinueve, ventanas salientes, terrazas laterales, tejado de pizarra... Parece que el arquitecto ha cogido detalles sueltos de estilos distintos, esos detalles que se suelen repetir popularmente y acaban siendo tópicos.

Descubro un guarda dentro de la garita acristalada que hay a la derecha y le llamo (con gestos, porque no me oye). Abre una ventanilla y le pido que me deje entrar. No es posible. Le pido entonces que él haga unas fotos con mi cámara a la casa de la izquierda y dice que no está autorizado. Le cuento mi vida y acabo convenciéndolo; sale de la garita y le doy la cámara. Se anima y se va a hacerme varias tomas, más de las que yo pensaba, pero al final resultan muy repetitivas y con poco ángulo debido a la frondosidad.


Se dice que Hernández Rubio no sucumbió al regionalismo, puesto tan en práctica en Andalucía por Aníbal González y sus seguidores. Ello no es del todo cierto pues en estilo regionalista andaluz diseñó un proyecto para el Teatro Villamarta en Jerez; lo que ocurre es que no llegó a materializarse porque el concurso lo ganó el proyecto de Anasagasti, que se basaba en el uso, entonces inédito, del hormigón armado.

A todo esto se me ocurre la idea de que esta vivienda puede ser calificada como ejemplo de un regionalismo: el regionalismo inglés. 

Cuando me despido del guarda descubro una lagartija tomando tranquilamente el sol en la punta de una lanza de la verja de hierro. Me deja fotografiarla pero tras el click se va rauda.


Me afloran recuerdos de cuando, de pequeño, iba por el campo de mi pueblo a buscar lagartijas, para cazarlas y abrirles la barriga.Tiene suerte esta lagartija de vivir en Sevilla y en el ámbito de una residencia tan elegante. También tenían suerte los Sundheim de tener como inquilina a una tatarabuela de esta lagartija; en definitiva, ella les haría más realista la sensación de vivir en una casa de campo como los cottages de su Inglaterra original. ¿O es que en los cottages no hay lagartijas?

jueves, 23 de abril de 2009

Lumière y los toros

http://www.wdl.org/es/item/536/  



domingo, 19 de abril de 2009

Efemérides taurinas jerezanas: Joselito el Gallo

Abril

19.- En 1908, José Gómez Ortega, "Joselito el Gallo", viste el traje de luces por primera vez en su vida en Jerez de la Frontera. Alternó con José Puertas “Pepete” y José Gárate “Limeño”, ante becerros de la ganadería de don Cayetano de la Riva. Vistió de verde y oro. Apenas contaba con 12 años de edad. Su primer animal estoqueado es "Ramillete"; se conserva un dibujo de la estampa del becerro que se publicó en un periódico de la época.

Esa tarde Joselito estuvo bien en el primero, pero al segundo, un ejemplar demasiado grande no pudo matarlo ante la imposibilidad física y la petición del público de que no lo hiciera. Parece ser que ese día el pequeño José llegó a llorar de rabia.

De la becerrada de Jerez surgió la idea en la mente de José Martínez, un guardia municipal de esta localidad, de crear una cuadrilla infantil que incluyera a los tres niños que habían intervenido en el festejo.













.

lunes, 13 de abril de 2009

Con Francis Wolff

He asistido esta tarde,a las ocho, a la presentación del libro "Filosofía de las corridas de toros" del filósofo francés Francis Wolff. Se trata de un profesor de Filosofía de la Sorbona y grandísimo aficionado a los toros. Fue uno de los líderes estudiantiles del Mayo del 68 y ahora recorre kilómetros y kilómetros para asistir a cerca de cuarenta corridas cada temporada.

El acto, organizado por la Cátedra Ignacio Sánchez Mejías de la Universidad de Sevilla, ha tenido lugar en el Salón de Carteles de la plaza de toros de la Real Maestranza de Sevilla. Coordinado por Juan Carlos Gil, director de la Cátedra, la presentación ha corrido a cargo de Araceli Guillaume-Alonso, profesora de español de la Universidad de la Sorbona. Ha trazado un resumen de la obra, entreverado con el recuerdo de comunes andanzas y tertulias sobre temas taurinos. Para ella, la obra presentada hace que nos sintamos orgullosos de nuestra afición a los toros. No habla de cosas insospechadas sino de aquello en que puede pensar cualquier aficionado; el mérito es habelo puesto por escrito y el lector se pregunta ¿cómo no se me había ocurrido a mí haber expresado eso mismo antes?

 El escritor François Zumbielh, miembro de la Unión Latina de Francia, también ha glosado la afición del filósofo y ha ponderado el esfuerzo del autor por descubrir en la tauromaquia una ética que es previa a una estética; para que se produzca la belleza primero se debe respetar al toro. Cree que el libro ha salido redondo como una plaza de toros.



Wolff, por su parte, ha presentado el ensayo como un elemento que no desentona, sino al contrario, en su producción filosófica. Sus libros previos son de temática filosófica clásica: "Sócrates" (1994), "Aristóteles y la política" (1997), "El ser, el hombre, el discípulo" (2000), "Decir el mundo" (2004) y por último, en 2007, "Filosofía de las corridas de toros".

La fiesta no necesita ser filosofada pero él sí necesitaba filosofar sobre la fiesta. Llega a justificarse en que la tauromaquia es la única actividad donde hoy se puede encontar el paralelo más aproximado a lo que fue el canon del concepto de belleza y armonia de los griegos. Para él, la tauromaquia es fácil de describir pero difícil de definir, es algo propio, no sometible a otras categorías, como el arte, el deporte, el rito, la fiesta, la tragedia, el espectáculo, la religión, el juego, la guerra..., aunque toma alguna cosa de cada una de ellas para formar una unidad específica.

Sin miedo, ha sostenido que el toro debe morir en la plaza; eso es uno de los fundamentos de la grandeza de la tauromaquia.

Ha cerrado el acto con un mensaje de ánimo a los taurinos.



En esta foto se ve un aspecto del bonito salón de actos, con la gente muy atenta a los discursos. No es mía; yo no me podría haber fotografiado a mí mismo. La he tomado de opiniónytoros.com

Entre los asistentes estaban los ganaderos Eduardo Miura y Luis Algarra, el doctor Vila, el catedrático Andrés Amorós, el teniente de alcalde de la ciudad francesa de Nimes, el cónsul francés y los periodistas Álvaro Acevedo y José Carlos Arévalo.



Al final me acerqué a saludar al filósofo y le expliqué que hace un par de meses en un programa radiofónico taurino de Jerez he comentado, junto a otros aficionados, su obra. Me pregunta: "¿y cómo hablasteis de ella, bien o mal?"







.

miércoles, 8 de abril de 2009

Efemérides taurinas jerezanas: Álvaro Domecq Romero

8.- En 1940 nace Álvaro Domecq Romero, rejoneador, en el seno de una familia bodeguera, ganadera y de grandes jinetes. A lo largo de su vida ha estado relacionado con el arte del rejoneo, la crianza del toro bravo, en el cuadrilongo como deportista, y como artista a caballo creando la Real Escuela Andaluza del Arte Ecuestre.

Álvaro Domecq Romero consigue su primer premio a los cinco años en la Feria de Sevilla. Tan sólo un año después torea con Juan y Pepe Belmonte en Jerez. En 1960 toma la alternativa en El Puerto de Santa María de manos de su padre. Ha rejoneado en más dos mil corridas de toros en España, Francia, Portugal y toda América del Sur.

Con él comienza una nueva etapa en la que el rejoneo se diferencia del toreo a pie, siendo en Jerez, donde se pone la primera piedra de este espectáculo, que es pieza clave hoy día en todas las ferias de España. Con anterioridad era un solo rejoneador el que abría plaza en las corridas de toros y luego se procedía a la lidia a pie por parte de los matadores. Célebre fue el cartel formado por los `Jinetes de la Apoteosis´ formado por los hermanos Peralta y el portugués Lupi.

En 1973 recibe de manos del Príncipe de Asturias `El Caballo de Oro´; con tal motivo preparó una exhibición a la cual llamó `Como Bailan los Caballos Andaluces´, dando paso a la creación de la Real Escuela de Arte Ecuestre, de la que ha sido su director los primeros veinticinco años de su historia. Entre sus muchas creaciones, dado su espíritu innovador y creativo, pone en marcha en su Finca de los Alburejos, el espectáculo `A Campo Abierto´, un teatro imaginario en el que muestra la crianza del toro bravo en perfecta armonía con el ecosistema, demostrando que gracias a este animal único se beneficia a la naturaleza y el medio ambiente.

Es, en definitiva, un hombre clave en la historia del rejoneo y gran jinete que tiene al caballo y al toro como sus dos grandes pasiones.

domingo, 5 de abril de 2009

Efemérides taurinas jerezanas: José Luis Galloso

5.- En 1970, José Luis Galloso hace su presentación en Jerez, cortando tres orejas y un rabo a novillos de la ganadería de José Luis Osborne. 

Dibujo

sábado, 4 de abril de 2009

Efemérides taurinas jerezanas: Juan Luis de la Rosa

4.- En 1922, Juan Luis de la Rosa torea como matador de toros por primera vez en Jerez, después de haber tomado la alternativa.