domingo, 5 de diciembre de 2021

Variedades de aceitunas

España es el principal país del mundo en el cultivo del olivar. Debe ser una obligación de sus habitantes conocer algo de esta principal producción, que además va en clara expansión. Las aceitunas, fruto del olivar, son diferentes según las distintas regiones. Hablemos de esas variedades cultivadas en España, distinguiendo algo entre los diversos tipos de aceites. El aceite es nuestro oro líquido, medicina pura y joya de la gastronomía.

Arbequina

Es propia de la provincia de Lérida.

Se usa tanto para mesa como para aceite. Su aceite es delicado, dulce (sin amargor) con sensación almendrada y a veces con cierto picante. 

Cornicabra

También se conoce como cornezuelo, corniche y osnal. Es propia de la provincia de Toledo.

Su aceite de cosecha temprana es potente; en boca resulta picante, amargo y con astringencia. El maduro es aromático y más suave.

Gordal

Es propia de la provincia de Sevilla.

Se usa para mesa solamente. Su pulpa es proporcionalmente mayor que la de otras variedades. Su rendimiento en aceite es muy bajo y el jugo que resulta es muy inestable.

Hojiblanca

También se conoce como lucentina. Es propia de la provincia de Málaga.

Se usa tanto para mesa como para aceite. Su aceite de cosecha temprana en boca suele tener un picante tardío y creciente y astringencia, a veces con algo de amargor. El maduro mantiene el picante pero no amargor ni astringencia, dejando sensación aterciopelada en la boca.

Lechín

También se conoce como zorzaleña. Es propia de la provincia de Cádiz.

Se usa tanto para mesa como para aceite. Su aceite presenta un perfil equilibrado, casi sin picor y amargor, pero apenas tiene resistencia a la oxidación, por lo que normalmente se mezcla con picual u hojiblanca.

Manzanilla

Es propia de la provincia de Cáceres.

Se usa tanto para mesa como para aceite (aunque con rendimiento bajo: se necesitan 14 kilos de aceituna para obtener 1 litro). Su aceite temprano es denso, poco amargo, ligeramente picante y con baja astringencia. Su aceite maduro es dulce y almendrado.

Picual

También se conoce como marteña. Es propia de la provincia de Jaén.

Su aceite tiene mucho cuerpo. Si es de cosecha temprana presenta un picor y un amargor altos. El picual maduro tiene el picor y el amargor menos intensos, igual que la astringencia.

Picudo

También se conoce como carrasqueña. Es propia de la provincia de Córdoba.


 Su aceite es muy aromático y equilibrado. Si es verde en boca denota cierto amargor, pero baja intensidad en picante y astringencia. Como maduro tiende a utilizarse para mezclar con aceites hojiblancos. 

Hay más variedades (alameña, alfafara, aloreña, arroniz, blanqueta, campanil, castellana, changlot real, chorrúa, empeltre, escarabajuela, farga, loaime, lucia, machona, morisca, morruda, negral, nevadilla de Alhama, palomar, redondilla, royal de Cazorla, serrana, sevillenca, verdial, villalonga); fuera de España existen otras variedades. También podríamos señalar más diferencias entre unas y otras, pero por ahora es suficiente.

Bien, después de este breve repaso confiemos en que los españoles conozcan algo más de su común patrimonio natural.



.

lunes, 25 de octubre de 2021

Una Vanessa en el Generalife

Paseando por la Alhambra de Granada, he tenido la suerte de encontrarme con una mariposa, que aceptó gentilmente la aproximación de mi cámara fotográfica para que pudiera sacarle torpemente una imagen; digo torpemente porque la belleza del natural no he sido capaz de aprehenderla en la foto.


Se trata de un ejemplar de la especie Vanessa atalanta (de la familia Nynphalidae). La podemos describir diciendo que sus alas anteriores tienen unas manchas blancas cerca del ápice y una línea roja gruesa sobre fondo oscuro (marrón a un lado y negro al otro). Las alas posteriores, oscuras también, tienen en su margen un borde rojo ancho con manchitas oscuras y unas manchas azules, casi imperceptibles, en la esquina interna.

Este lepidóptero tenía un tamaño de casi cinco centímetros de envergadura, lo que es mucho pues el tamaño medio ronda los treinta milímetros. Su hábitat suelen ser los prados, las zonas de matorral, los claros de bosques y las zonas ajardinadas; efectivamente la encontré al poco de entrar en el recinto de los Jardines del Generalife (no tenía mal gusto la señorita).

Es una de las especies de mariposas más extendidas del mundo. Puede encontrarse hasta en unas altitudes de 2.000 metros, a lo largo de todo el Hemisferio Norte y puede migrar hasta el Círculo Polar Ártico. Se ve por toda la Península Ibérica, Canarias y Azores, de tal manera que mi descubrimiento granadino no fue ninguna cosa excepcional.

Tiene dos generaciones, una en abril - junio y otra en julio - septiembre, normalmente. Es quizás la mariposa que perdura más, hasta muy cerca del invierno; de hecho, era ya la segunda mitad de octubre cuando descubrí la que pude fotografiar.




La Vanessa, como otras especies de mariposas, utiliza técnicas de camuflaje para salvarse de sus depredadores, que suelen ser aves principalmente. Para ello han desarrollado sistemas de coloración que las vuelven casi invisibles en hábitats variables. Cuando se posa en el suelo, si está en una zona árida,  pliega sus alas para que aparezca el reverso, con sus colores ceniza y ocres que semejan a ese suelo. Si está en un hábitat de flores y vegetación se posa con sus alas abiertas y muestra la parte superior, con colores marrones, rojos, negros y blancos.

Cuando sorprendí a la mariposa (en realidad yo fui el sorprendido) tenía las alas desplegadas y la pude disfrutar en todo su esplendor durante un tiempo suficiente, que me regaló. En éstas llegó otro viandante y, avaricioso, quiso fotografiarla muy de cerca pero ella cerró en ese momento sus alas dejándonos ver sólo la terrosa apariencia de revés o ventral e inmediatamente voló y desapareció. De todas maneras, gracias, Vanesita.



.

miércoles, 4 de agosto de 2021

Datación de las pinturas neandertales de Ardales

La revista estadounidense Proceedings of the National Academy of Sciences (PNAS) ha publicado los resultados de una investigación sobre la cueva de Ardales (Málaga) en la que han participado científicos de la Universidad de Cádiz, de la Universidad de Barcelona, del Centro Nacional de Investigaciones Científicas de la Universidad de Burdeos y del Neanderthal Museum de Alemania.

Esta cueva tiene un arte parietal paleolítico de los más importantes del sur de Europa y se han contabilizado ya más de mil representaciones gráficas, tanto abstractas como figurativas. En su interior se han encontrado además herramientas para el procesamiento de colorantes y fragmentos de pigmentos. En la investigación han participado, entre otros, los catedráticos José Ramos (Prehistoria) y Salvador Domínguez-Bella (Cristalografía y Mineralogía) y el científico Pedro Cantalejo, de la Universidad de Cádiz; y los investigadores África Pitarch Martí y Joao Zilhao, de la Universidad de Barcelona.

Los más escépticos habían puesto en duda, en 2018, que las marcas rojas de la superficie de una estalagmita localizada en medio de una gran sala (Sala de las Estrellas) en la caverna de Ardales sean de origen humano, manteniendo que podría tratarse de depósitos naturales. Ahora los investigadores han comprobado, en este nuevo estudio, que fueron hechas con un pigmento a base de ocre y aplicado de una forma intencionada, con lo que han corroborado su origen humano y mantienen que esas marcas no tienen un origen natural. Ese ocre (óxido de hierro básicamente) no existe en el resto de la cueva. Por tanto, son probablemente las pinturas rupestres conocidas más antiguas del mundo, ya que fueron realizadas hace unos 65.000 años (al menos, 64.800 años). Los investigadores han comprobado además que los neandertales habrían accedido en varias ocasiones a esa cueva para marcar simbólicamente y de una forma intencionada y reiterada la estalagmita. Aunque los trazos más antiguos son de hace unos 65.000 años, hay otros en otras columnas de la misma estalagmita que son más recientes, todo eso en un rango de unos 20.000 años y siempre por neandertales. El ocre que utilizaron para hacer esas pinturas lo habrían recolectado en el exterior de la cueva. La localización y la distribución de las marcas, así como el tamaño y morfología de los cristales que componen esos residuos rojos en la estalagmita descartan que se trate de depósitos de origen natural, según los investigadores.

Los principales centros de investigación que han intervenido en el trabajo han destacado que uno de los retos principales de la arqueología es determinar en qué momento aparecieron los símbolos y qué implicaciones tuvo su uso en el comportamientos humano. La investigación supone la constatación de que las poblaciones neandertales eran sociedades perfectamente organizadas, en sus aspectos sociales, económicos y simbólicos, según ha explicado el catedrático José Ramos.

Joao Zilhao ha observado, por su parte, que los datos de la cueva de Ardales y otras cuevas ibéricas con arte parietal realizado hace más de 65.000 años revelan que el mundo subterráneo tuvo un papel fundamental en los sistemas simbólicos de las comunidades neandertales. La acción de marcar repetidamente con pigmento rojo formaciones tan imponentes como la cúpula de Ardales sugiere que sus autores querían resaltar y perpetuar la importancia de ese emplazamiento a través de narraciones transmitidas entre generaciones. Es posible que “la imagen no tenga función o significado hasta que no está en el sitio; la función no la da la imagen, la da el lugar

Las pinturas más antiguas encontradas hasta ahora son las de tres cuevas españolas. Las cronologías de hasta 64.800 años corresponden a una mano en Maltravieso (Cáceres), a un conjunto de trazos lineales formando un símbolo similar a una escalera en La Pasiega (Cantabria) y a un grupo de estalagmitas coloreadas en Ardales (Málaga). Otro ejemplo es el de la cueva de El Castillo (Cantabria), donde se ha obtenido una edad mínima de 40.800 años para un disco rojo. Por contra, en pinturas analizadas en las islas de Borneo y Sulawesi (Indonesia) se han obtenido y datado unas edades mínimas de 39.900 y 43.900 años respectivamente.

La datación de los tres enclaves españoles ha desatado un debate muy intenso en la comunidad científica, porque sugiere que las pinturas habrían sido realizadas al menos 20.000 años antes de la llegada de los hombres modernos al continente europeo, lo que apunta a una autoría neandertal. No obstante, para Roberto Ontañón, director del Museo de Prehistoria y Arqueología de Cantabria, aún hay mucho que investigar y descubrir sobre los detalles de estas pinturas antes de descartar la hipótesis alternativa: que los autores fueran sapiens que llegaron mucho antes por el estrecho de Gibraltar y no los neandertales.

.



lunes, 21 de junio de 2021

Eratóstenes midió la circunferencia terrestre

El griego Eratóstenes, que vivió en el siglo II aC, observó que el 21 de junio el Sol al caer sobre los objetos no produce sombra en la ciudad egipcia de Asuán, antigua Siena, (lo que indica que está sobre el Trópico de Cáncer). Ese mismo día en Alejandría sí hay sombra. Lo explicó como consecuencia de la esfericidad de la Tierra.


Midió la distancia entre Asuán y Alejandría y resultó ser de 5.000 estadios egipcios. El estadio egipcio equivale a 157,5 metros aproximadamente. Partió del supuesto de que Asuán y Alejandría están en el mismo meridiano (aunque hoy sabemos que distan 3º) y que el Sol está tan lejos que sus rayos se pueden considerar paralelos. Puso en cada sitio una estaca vertical o gnomon un 21 de junio y se procedió a medir la sombra proyectada por el sol en las dos ciudades.

Halló que la diferencia entre el cenit de Alejandría y el de Asuán era un arco de 7º 12', equivalente a una cincuenteava parte del círculo completo. Entonces multiplicó 5.000 estadios por 50 y el resultado fue que el perímetro de la Tierra mide 250.000 estadios o 39.614 kilómetros. Hoy sabemos que la Tierra mide 40.075 km. Se equivocó en menos de un 1%, porcentaje debido a pequeñas anomalías que no podían conocerse entonces.



.

viernes, 28 de mayo de 2021

El lince: los mejores datos en veinte años

El Grupo de Trabajo del Lince, coordinado por el Ministerio para la Transición Ecológica (MITECO), ha presentado su informe de 2020, que recoge el mejor balance en veinte años del estado de la población de la especie, que ha alcanzado en España y Portugal la cifra récord de 1.111 ejemplares. Tengamos en cuenta que en 2002 se contabilizaron menos de 100 ejemplares.

La ministra Teresa Ribera, ha señalado que es «una de las mayores alegrías, pues el lince ibérico es una especia sensible, emblemática y en peligro de extinción. Para poder alcanzar esta cifra tan positiva hemos combinado lo mejor en esfuerzos administrativos y conocimiento. Se han superado las previsiones iniciales y otros desafíos enormemente importantes, como enfermedades no conocidas».


El grupo constata que el pasado año fue muy bueno para la evolución de la especie, con un incremento poblacional del 30% respecto al censo de 2019. Esta curva demográfica permite ser optimista y aleja al gran felino ibérico del riesgo crítico de desaparición. Sin embargo, los expertos piden prudencia e insisten en la necesidad de mantener los esfuerzos y los programas en marcha, dado que la especie no está fuera de peligro.

Una gran mayoría de los ejemplares (el 87,5%) se distribuyen en distintas zonas del cuadrante suroccidental de España, especialmente en los cinco núcleos de Andalucía, que acogen a más de la mitad de la población española, seguidos de Castilla-La Mancha -con un tercio de los linces- y Extremadura, con 141 ejemplares. En Portugal habitan 140 linces en el área del Valle del Guadiana.

En total existen 14 núcleos con presencia estable de linces en la Península Ibérica, siendo los más importantes los localizados en el entorno de Sierra Morena -con 603 linces-, los Montes de Toledo (145), el Valle del Guadiana (140) y el área de Matachel en Extremadura (131).

En 2020 se contabilizaron 414 nacimientos de 239 hembras reproductoras. La productividad global fue de 1,7 cachorros nacidos por hembra . Tanto el número total de linces como el número de hembras reproductoras y el número de cachorros nacidos muestran una tendencia positiva desde el inicio de los programas coordinados de actuación, en 2002.

Para alcanzar estas cifras positivas han tenido un papel clave la gestión del hábitat, la protección ante amenazas existentes en el medio natural y el programa de conservación ex situ. Esto último engloba los trabajos de cría en cautividad y la reintroducción de ejemplares; es fruto de las actuaciones coordinadas en el marco del Memorando de Entendimiento para la aplicación de la Estrategia de Conservación del Lince ibérico en España, suscrito entre el MITECO y las comunidades autónomas de Andalucía, Castilla-La Mancha y Extremadura. Portugal también participa activamente en este programa.

Las primeras sueltas de linces al medio natural de individuos nacidos en comenzaron en 2011. Desde entonces hasta 2021 se han reintroducido 305 ejemplares. La supervivencia y aclimatación de estos ejemplares en todas las áreas de liberación seleccionadas es elevada.

El MITECO, a través del Organismo Autónomo Parques Nacionales, contribuye activamente con sus propios fondos a este programa de conservación ex situ, manteniendo y gestionando dos de los cuatro centros de cría existentes: Zarza de Granadilla (Extremadura) y El Acebuche (Andalucía). Los restantes centros de cría son gestionados por Andalucía (Centro de cría de La Olivilla) y por Portugal (Centro Nacional de Reprodução de Lince Ibérico o Centro de Silves).

viernes, 23 de abril de 2021

Los Comuneros en Villalar, hace 500 años

 Hoy se cumplen cinco siglos. El 23 de abril de 1521 el movimiento insurreccional de los comuneros sufrió la derrota definitiva en Villalar (Valladolid). No vamos a extendernos ni en las causas ni en las consecuencias de aquel acontecimiento. Vamos a centrarnos sólo en lo que ocurrió aquel día.

Las tropas comuneras, dirigidas por Juan de Padilla, se encontraban en Torrelobatón desde hacía dos meses y se componían, según Joseph Pérez, de 6.000 hombres (7.000, según otros autores), entre los cuales había 400 o 500 lanzas y 1.000 escopeteros.

Las tropas fieles a Carlos I, dirigidas por el almirante Fadrique Enríquez y el condestable Íñigo de Velasco, se componían de 3.000 infantes, 600 lanzas (1.800, según otros), 2 cañones, 2 culebrinas y 5 piezas ligeras de artillería. Estaban concentradas en Peñaflor, a once kilómetros de Torrelobatón.

La batalla se produjo con ocasión del traslado de las tropas comuneras, que decidieron salir de Torrelobatón en dirección a Toro (Zamora). Habían partido de madrugada y era día de lluvia; marchaban por el curso del río Hornija. El almirante y el condestable iban en persecución. Al llegar a Vega de Valdetronco Padilla quiso acampar para afrontar allí a los perseguidores, pues el lugar le ofrecía situación ventajosa, pero los otros dirigentes se opusieron a esa idea.

Siguieron adelante y, pasado Marzales, a dos kilómetros antes de llegar a Villalar los partidarios de Carlos, que marchaban a gran velocidad, les dieron alcance. Aunque los de Padilla querían combatir dentro del pueblo, el enfrentamiento tuvo lugar en el Puente de Fierro, que cruza el arroyo de los Molinos metros antes de que éste desemboque en el Hornija. Hubo huidas en las filas comuneras y el ataque de la caballería real fue tan rápido que no permitió a los contrarios el despliegue.

Iniciado el combate, Juan de Padilla derribó de su caballo a Pedro de Bazán y a otros hombres fieles a Carlos. Poco después fue herido en una pierna por Alonso de la Cueva, al que tuvo que entregar la espada y un guantelete en signo de rendición. Juan de Ulloa se acercó e informado de que era Juan de Padilla le dio una cuchillada en la cara, lo que pareció muy feo a todos. 

Los comuneros, que estaban cansados de la marcha precipitada y de andar sobre el barro, fueron presa fácil y pagaron con mil muertos (quinientos, según otros). Los demás jefes también fueron apresados, junto a unos miles de sus hombres; Maldonado incluso había sido abandonado por todos los suyos. Tras la derrota, de aquellos que pudieron huir unos fueron hacia Toro, perseguidos por el conde de Haro (hijo del condestable), otros atravesaron por Fermoselle hasta Portugal y un pequeño resto marchó a Toledo.

Los jefes comuneros, el toledano Juan de Padilla, el segoviano Juan Bravo y el salmantino Francisco Maldonado fueron conducidos al castillo de Villalba (situado entre Villalar y Pedrosa) para pasar la noche. El almirante y otros quisieron salvarles la vida pero el 24 de abril fueron juzgados en Villalar.

El tribunal, de tres jueces, estaba formado por el alcalde doctor Cornejo, el licenciado Alcalá y el licenciado Salmerón, actuando de notario el escribano Luis Madera; también estaba presente el cardenal Adriano de Utrecht. Los acusado reconocieron los hechos y fueron condenados a muerte, por traición, alboroto del pueblo, usurpación de poder y otros delitos; sus bienes fueron confiscados. 

Tras confesión con un fraile, fueron sacados sobre mulas. Delante, el pregonero iba diciendo: "A estos caballeros mándanlos degollar por traidores". Juan Bravo le gritó: "Mientes; traidores, no sino celosos del bien común y defensores de la libertad del reino". Padilla le recriminó: "Señor Juan Bravo, ayer era día de pelear como caballeros y hoy, de morir como cristianos".

Fueron ejecutados inmediatamente en el patíbulo montado en la plaza del pueblo. Bravo pidió ser ajusticiado primero por no ver a su jefe morir pero ante el verdugo se resistió; Padilla murió con entereza, rezando "Señor, no hagas con nosotros según nuestros pecados". Las cabezas fueron colgadas en la picota; a finales del siglo XIX todavía se mostraba en Villalar una piedra con tres clavos en la que, se decía, habían estado clavadas las tres cabezas.

Otro jefe comunero, Pedro Maldonado (primo de Francisco), no fue ejecutado entonces sino el 16 de agosto de 1522 en Simancas.


.

lunes, 15 de marzo de 2021

Huellas en Ojo Guareña

La editorial Springer reúne en una monografía 22 capítulos dedicados a la investigación y análisis de los principales rastros de huellas humanas prehistóricas conservados en el mundo, incluyendo el trabajo más reciente de los investigadores del CENIEH sobre un rastro de más 1200 huellas humanas en la arcilla a más de un kilómetro de profundidad en la Cueva Palomera (Burgos).

En el año 1969 cinco espeleólogos del grupo Edelweiss que inspeccionaban las galerías en el sistema kárstico de Ojo Guareña, en Burgos llegaron hasta una sala en las profundidades de la cueva y, a pesar de lo largo y dificultoso que había sido el recorrido, por un momento pensaron que otro grupo se les había adelantado: el suelo estaba lleno de pisadas. Cuando se acercaron a observarlas de cerca se dieron cuenta de lo que tenían delante. Eliseo Rubio acercó su luz al suelo y exclamó sobresaltado:¡huellas de pies! ¡Pies descalzos! No podía dar crédito a sus ojos. A lo largo de las dos galerías había centenares de pisadas de pies de diferentes tamaños, en sentido de ida y vuelta, en un recorrido de unos 300 metros. Parecían muy antiguas.

Cincuenta años después, aquel rastro de más de 1.200 huellas en la profundidad de la cueva sigue albergando un misterio que el equipo de la investigadora Ana Isabel Ortega está empezando a desentrañar. El estudio de estas pisadas, en un lugar de muy difícil acceso, se ha visto muy limitado porque se trata de huellas “frescas” sobre la arcilla. Si se pisan desparecen. De hecho, en algunas zonas aún se pueden observar las pisadas de las botas de los primeros espeleólogos, aunque por fortuna la protección del lugar lo ha mantenido a salvo del deterioro y la espera del desarrollo de técnicas de análisis no invasivas ha dado sus frutos. Ortega pudo llegar hasta este lugar a más de 1,2 kilómetros de distancia de la entrada de la cueva y realizar el primer escaneo mediante láser óptico y fotogrametría de las huellas. Desde entonces, ha estado documentando su morfología y su disposición para recomponer su historia y saber quiénes dejaron aquellas marcas en el barro.

Las huellas se encuentran en dos galerías muy amplias, de más de cien metros de longitud y unos diez metros de anchura. En total, han podido reconstruir hasta 18 rastros individuales de pisadas de un grupo de entre diez y doce individuos, La superposición de las huellas de regreso indica que avanzaron hasta el fondo de la galería y regresaron sobre sus pasos. Parece que era un grupo que estaba explorando. En la Galería 1, algunos se separan hacia las paredes para ver qué hay. En una zona se ve un gran barullo de huellas, donde la mayoría se quedó esperando y solo uno o dos entraron a indagar. En la Galería 2 hay otra historia parecida; los autores de las huellas entraron hasta el fondo y, al ver que no había salida, regresaron sobre sus pasos. Aquí, en el ensanche que sale a la derecha, están las huellas de un individuo que se desvió del grupo y se quedó en la esquina; claramente se acerca a ver lo que hay. Parece que es una exploración.

La disposición de las pisadas apunta a que se trató de una sola incursión en cada galería y ahora los científicos pretenden confirmar, mediante análisis morfológico comparativo, si las marcas de las dos galerías son del mismo grupo o si fueron dos exploraciones diferentes. En el último análisis se han estudiado 39 huellas de 7 rastros distintos, dos de ida y cinco de salida. Se estima que su altura era de entre 175 y 179 cm y que pesaban entre los 76 y los 99 kilos. Parece que todos eran personas adultas, quizá hombres, y se cree que había uno que cargaba con un peso, pues presenta un pie torcido y un patrón singular en las zancadas. Quizá llevaba un objeto encima o tal vez un crío, no se sabe. Por estos datos, lo que está claro es que eran individuos muy robustos.

Las dataciones indican que las pisadas tienen una antigüedad de entre 4.200 y 4.600 años, aunque en la cueva hay señales humanas de hace hasta 19.000 años. El hecho de que las huellas estén frescas sobre la arcilla húmeda les da un aura especial: parece que el grupo acaba de pasar por allí. Los autores de las pisadas utilizaban antorchas para alumbrarse y dejaron por las galerías fragmentos de carbones que han sido muy útiles para las dataciones. Para llegar hasta las salas de las huellas, curiosamente hay que ascender desde una zona inferior de la cueva donde se encuentran marcas en las paredes, tizonazos con las antorchas, que son todavía más antiguos. Los investigadores creen que los individuos que llegaron hasta la galerías superiores treparon por una zona donde los anteriores no se habían aventurado, subiendo la ruta ascendente entre grandes bloques por las que todavía hoy cuesta avanzar.

Los autores de las pisadas pertenecían a la población de esta zona en el Calcolítico. Son los que hacen los dólmenes del exterior. Estaban buscando ampliar su territorio, adentrándose en lugares singulares. Penetrar en las profundidades estaba asociado a un significado simbólico, relacionado con el inframundo. 

La conclusión del trabajo es que durante miles de años los primeros seres humanos husmearon por todo este complejo sistema de cuevas, que ha cambiado muy poco desde entonces, y penetraron en las profundidades de la roca en busca de lo desconocido. Entraron descalzos y se metieron a través de un caos de bloques tremendo. Entraron, vieron y se marcharon; y luego, durante otros 4000 años, nadie volvió a entrar.


.

jueves, 4 de marzo de 2021

Epílogo a Heterodoxos

Vamos a recoger en resumen el Epílogo de "Historia de los heterodoxos españoles", de Marcelino Menéndez y Pelayo.

No parecíamos destinados a formar una gran nación. 

Sin unidad, sucumbimos ante Roma, lidiando cada cual heroicamente por su cuenta, pero mostrándose impasible ante la ruina de la ciudad limítrofe. 

Fuera de algunos rasgos de feroz independencia, el carácter español sólo se acentúa bajo la dominación romana. España debe su primer elemento de unidad al romanismo. 

Pero faltaba otra unidad más profunda: la unidad de la creencia. Sin un mismo Dios ¿qué pueblo habrá grande y fuerte? Esta unidad se la dio a España el Cristianismo.


La Iglesia nos educó. Por ella fuimos nación. ¿Quién contará todos los beneficios de vida social que a esa unidad debimos? 

El sentimiento de patria es moderno; no hay patria en aquellos siglos, no la hay hasta el Renacimiento; pero hay una fe, un bautismo. Dios nos conservó la victoria, y premió el esfuerzo perseverante dándonos el destino de completar el planeta. 

¡Dichosa edad aquélla! España era o se creía el pueblo de Dios. Le estaba guardado el hacer sonar la palabra de Cristo en las más bárbaras gentilidades. España, evangelizadora de la mitad del orbe; ésa es nuestra grandeza y nuestra unidad; no tenemos otra. El día en que acabe de perderse España volverá al cantonalismo de Taifas. 

A este término vamos caminando apresuradamente. Dos siglos de producir artificialmente la revolución han conseguido no renovar el modo de ser nacional sino pervertirle. Cuanto hacemos es remedo de lo que en otras partes vemos aclamado. Seguimos, aunque a remolque, el movimiento general. 

¿Será cierto que la masa de nuestro pueblo está sana y que sólo la hez es la que sale a la superficie? No suelen venir dos siglos de oro sobre una misma nación; pero mientras sus elementos esenciales permanezcan aún puede esperarse su regeneración. El cielo apresure tan felices días. 

Y, entre tanto, dígale toda la verdad el que se sienta con alientos para ello. Dura ley es y todo el que escriba conforme al dictado de su conciencia ha de pasar por ella, aunque vuelva los ojos con amor a aquellos serenos templos de la antigua sabiduría, cantados por Lucrecio. ¡Edita doctrina sapientum templa serena! 

7 de junio de 1882.

sábado, 30 de enero de 2021

El PIB en 2020 cayó un 11%

Es el mayor hundimiento del PIB registrado en tiempos de paz. Según el avance de datos de Contabilidad Nacional publicado por el Instituto Nacional de Estadística (INE) el 29 de enero de 2021, sufrió un hundimiento del 11% en 2020. El dato es el peor de toda la serie contemporánea del INE y es necesario remontarse a la Guerra Civil para encontrar uno peor. España ha sufrido el mayor colapso económico de su historia por la propagación de la pandemia que ha obligado a los distintos gobiernos a adoptar una serie de medidas restrictivas para frenar el avance.

 

Hasta ahora, el mayor descenso anual de la economía española se había registrado en 2009, en plena crisis financiera, con un retroceso del 3,8%. 2020 ha sido el peor año para el Producto Interior Bruto (PIB) desde el inicio de la serie, en 1970. Es, además, la primera contracción anual del PIB desde el año 2013, cuando bajó un 1,4%.

Esto es, la economía española ha revertido cinco años de recuperación. Se certifica así el fin de la esperanza en una recuperación en V. España tiene por delante un camino largo y plagado de obstáculos para volver a los niveles de producción previos a la crisis.

En esta caída destacan especialmente tres sectores. El primero de ellos es la hostelería, el transporte y el comercio, que está todavía un 20,4% por debajo de los niveles previos a la crisis. El segundo es el del ocio y la cultura, cuya producción es casi un tercio inferior a la existente antes de la crisis (-31,5%). El tercero es el de la construcción, que está un 18,2% por debajo de los niveles precrisis. 

Por el contrario, los mejores datos se concentran en tres sectores. El primero es el de la agricultura, que en el cierre de 2019 vivió un año muy malo de cosechas y en este ejercicio ha conseguido producir un 8,7% más. El segundo es el de la banca, que ha elevado su producción un 5,4%. Y, por último, el de la educación, que ha crecido un 3,4% por encima de los niveles de 2019.

El INE mide los empleos en puestos equivalentes a tiempo completo (definidos como el número de horas trabajadas entre la jornada media realizada en puestos de trabajo a tiempo completo) y calcula que han descendido un 5,4% en el año, lo que equivale a la pérdida de un millón de empleos.

A precios corrientes, el PIB de 2020 se situó en 1.119.976 millones de euros, un 10% menos que en 2019. En todo caso, el INE explica que el volumen de información adelantada en el avance de datos de este viernes ha sido menor que en ocasiones anteriores.

Este hecho hace prever que las futuras revisiones de los resultados hoy publicados puedan ser de una magnitud mayor que la habitual.


.

sábado, 16 de enero de 2021

Nazismo, marxismo y ecologismo

 Fernando Serra, en mayo de 2003, publicó en "La Ilustración Liberal" el siguiente artículo:

Friedrich A. Hayek asegura en Camino de servidumbre que es falso ese tópico simplista que presenta a los fascismos, y al nacionalsocialismo especialmente, como una reacción capitalista, radical y violenta, frente al avance del socialismo quedando por tanto ambas ideologías en los extremos opuestos.

Hayek explica que, muy al contrario, el nacionalsocialismo fue el resultado de una interpretación del marxismo que quiso depurar a esta ideología de los pocos elementos liberales que aún tenía, cierta tolerancia de la democracia y especialmente el internacionalismo, porque serían rémoras para el triunfo de esta doctrina. Los precursores del nazismo, todos socialistas, llegan a la conclusión de que solamente se alcanzará el nuevo orden social si el proletariado abandona el internacionalismo pacifista y los enfrentamientos sociales dentro de la nación, supeditando por tanto la lucha de clases al propósito nacionalista frente a la amenaza exterior.

A la vista de lo que sucede en el País Vasco no debería ser difícil estar de acuerdo con esta interpretación y darse cuenta de que, efectivamente, el marxismo y el nacionalsocialismo parten de idénticos principios, comparten el convencimiento de estar en posesión de la verdad absoluta -el marxismo incluso pretende elevar esta verdad a la categoría de ciencia-, persiguen también la "salvación" de la humanidad y no dudan por último en aniquilar a los grupos que se opongan, sociales unos y raciales otros. Llegar a reconocer que el socialismo marxista y el nacionalsocialismo son iguales en sus puntos de partida y casi idénticos en sus métodos requiere un esfuerzo que resulta especialmente doloroso a los que nos hemos reconocido alguna vez partícipes de la primera de estas doctrinas. Este esfuerzo se ha centrando, por lo menos en mi caso, en ir descubriendo acontecimientos históricos y analogías cada vez más sorprendentes.

Una de las primeras fue comprobar que los ideólogos del nazismo tuvieron una altura intelectual similar a los marxistas ortodoxos y que, por ejemplo, Werner Sombart, el más prestigioso marxista tras la muerte de los fundadores, terminó elaborando el programa económico del Tercer Reich. También descubrí que la doctrina hitleriana se va configurando por las aportaciones de los intelectuales que tras el final de la Primera Guerra Mundial formaron el llamado movimiento nacional bolchevique y que tiene como denominador común el considerar al liberalismo como el enemigo principal del pueblo alemán. Además, como destaca Jean-François Revel, en los escritos de Marx y Engels se pueden encontrar los "argumentos" que justificarían las prácticas más siniestras del nazismo, el genocidio, el racismo y el antisemitismo.

Con estos antecedentes no se puede sostener esa vieja cantinela de los simpatizantes del marxismo, y de la izquierda en general, que defienden la pureza y las buenas intenciones de esta doctrina diciendo que los crímenes y los genocidios perpetrados por el socialismo real han sido desviaciones o malas interpretaciones de una buena teoría. Murray N. Rothbard asegura, tras analizar los conceptos y los argumentos de la economía marxista, que con estas premisas teóricas resulta evidente la absoluta miseria y horror a los que llegó la práctica del comunismo, es decir, que el error de la teoría es coherente con el horror del resultado.

Pero lo que no se podía pensar, yo al menos, es que el nazismo fuera precursor de una doctrina que ha calado como pocas en el actual conglomerado ideológico de la izquierda. Me estoy refiriendo al ecologismo radical desarrollado en el Tercer Reich, que no se limita a ser una mera formulación teórica de algún pesador nacionalsocialista sino que se concreta en una legislación bien precisa y elaborada. Efectivamente, el régimen de Hitler fue el primero en proyectar leyes en favor de los animales, contra la caza y en defensa del entorno natural, y lo hizo por voluntad personal de su máximo dirigente. Pero lo más sorprendente es que esta labor teórica y legislativa tiene una orientación doctrinal exactamente igual a la que defienden los movimientos ecologistas modernos y radicales, la llamada ecología profunda que condiciona la protección del medio ambiente a las transformaciones socialistas y, especialmente, a la abolición de la propiedad privada. Un claro exponente de esta posición es Barry Commoner, candidato del Partido Verde norteamericano a la presidencia de su país, quien asegura que la teoría marxista del incremento de la tasa de explotación se ha visto refrendada por la sobreexplotación que sufre la Tierra.

Las leyes nacionalsocialistas se elaboraron en los tres primeros años del régimen, la primera es de 1933 y se denomina Ley de Protección de los Animales, un año después se aprueba la Ley del Reich de la Caza y en 1935 entra en vigor la Ley de Protección de la Naturaleza. Lo más interesante es analizar los componentes teóricos de este cuerpo legislativo como hace Luc Ferry en su libro El Nuevo Orden Ecológico (Tusquets Editores, 1994) al estudiar las obras de los ideólogos que redactaron las leyes: Giese y Kahler en El Derecho alemán de la protección de los animales, y Walther Schoenichen en la Protección de la naturaleza como tarea cultural popular e internacional.

Ferry define tres categorías o niveles del ecologismo; el primero sería el menos dogmático y más humanista, el ecologismo democrático, en el que el hombre es el centro y sólo él debe ser considerado sujeto de derecho. Esta concepción se inscribiría dentro de la tradición liberal y, según ella, los animales y la naturaleza quedarían al servicio del hombre por lo que agredir a alguno de ellos es condenable porque supone atentar contra derechos del hombre, el de propiedad fundamentalmente. Por ello, las leyes protectoras que se basan en esta visión suelen considerar que es falta o delito el maltrato de los animales si se trata de los domésticos, o en espectáculos públicos porque en este caso se atenta contra la dignidad del hombre.

Las otras dos categorías del ecologismo rompen con la concepción "antropocentrista" de la primera y, en la segunda, los animales son reconocidos como sujetos de derecho, alcanzando este reconocimiento la naturaleza o incluso la totalidad del universo en la tercera categoría. Hoy en día, el segundo nivel, el que sirve de fundamento para el movimiento de "liberación animal", está más extendido en el mundo anglosajón, mientras que el ecologismo "ecocéntrico" o "biocéntrico", la llamada ecología profunda, domina en los movimientos alternativos y antiglobalizadores de Estados Unidos y Alemania.

Pues bien, esta misma justificación ideológica es la que impera en el ecologismo nacionalsocialista porque, a diferencia de la legislación proteccionista europea de tipo humanista que ya existía en los años treinta, el régimen hitleriano "reconoce que el animal debe ser protegido en cuanto tal", como textualmente dice la ley de 1933. Un claro precursor del ecologismo profundo es el ideólogo nazi Schoenichen cuando asegura que no basta con "defender el derecho de las tierras cultivadas, sino que hay que reivindicar el derecho de la naturaleza salvaje".

Otro tema común de los ecologistas nazis y marxistas es la búsqueda del paraíso perdido por culpa de la industrialización y del desarrollo capitalista, que encierra un odio también común al liberalismo, a la sociedad industrial y a la cultura occidental. Pero mientras que los ideólogos nacionalsocialistas recogen la tradición del romanticismo alemán al reivindicar una sociedad preindustrial, Marx coloca su paraíso perdido mucho más atrás, en esa falacia del comunismo primitivo que nunca existió.




.

domingo, 20 de diciembre de 2020

Las inscripciones lusitanas

Se trata de siete inscripciones. Vamos a presentarlas siguiendo el orden cronológico de su descubrimiento.

1. ARROYO DE LA LUZ I y II

Se trata de dos inscripciones sobre pizarra (posiblemente formando una estela) encontradas en el siglo XVIII y después perdidas, pero cuyas copias parecen merecer confianza. S.B. Boxoyo las vio y describió en 1793 y la primera edición es de Juan Francisco de Masdeu (Historia de España, XIX, 1800, p. 630). Debieron perderse en el siglo XIX. 

La primera inscripción se encontró en Arroyo de la Luz y dice, según Masdeu,:

Ambatus / scripsi / Carlae PRAISOM / SECIAS ERBA MVITIE / AS ARIMO PRAESO/NDO SINGEIEYO / INI AVA ind VEA / VN ind AEDAGA/ROM TEVCAE COM / ind NVRIM ISS / VDE EC RVRSE[- - -]CO / AMPILVA / ind

“...y la segunda en una dehesa de esta misma villa, donde quedan ruinas de antigua población”; se trata de la dehesa de Sansueña. Dice:

Loemina ind ENV / PETANIM ind AR/IMOM SINTAMO / M ind TEVCOM / SINTAMO

Gómez Moreno (que parece tenía copias de esta inscripción) fundió en un solo texto ambas inscripciones alterando el orden en que Masdeu las había numerado y, aunque es un texto oscuro sobre cuyo contenido no es fácil arriesgar una hipótesis, lo dio como sigue:

AMBATVS SCRIPSI CARLAE PRAISOM SECIAS. ERBA. MVITIE AS. ARIMO. PRAESO NDO. SINGEIETO INI. AVA. INDI. VEA M. INDI. (.)EDAGA ROM. TEVCAECOM INDI. NVRIM. INDI VDE(A)EC(OM?).RVRSEAICO AMPILVA INDI LOEMINA. INDI ENV PETANIM. INDI AR IMOM. SINTAMO M. INDI TEVCOM SINTAMO(M?)

 Después Hübner sustituyó LOEMINA por GOEMINA. Gómez-Moreno, siguiendo a Mommsen, sostenía que es una fijación de límites. Ha habido varias propuestas de lectura y traducción. La conjunción copulativa "indi" se repite al menos sietes veces, quizás nueve. La palabra "Carlae" está referida según unos al nombre del lugar y según otros a una divinidad.

La traducción de Witczak y Wozniak es: «(Yo), Ambatus escribí: En Carula, el pacto de amistad o de reciprocidad por un dignatario (pariente) que debe ser enviado (allí), que sea contraído (jurado) sin participación de abuela y mujeres de hermanos y novias de hijos y dueña de casa ( es decir, esposa del jefe de la familia) y sin (participación de) Rursenco Ampilua y servidumbre, y sin (participación de) Petanim, y (sin) el mayor dignatario, y (sin) el hijo mayor».

Interpretan el texto como un pacto de hospitalidad. Contiene un preámbulo en latín indicando la persona comitente, que sería un autóctono.

Sin embargo, la traducción de Blanca María Prosper es: «Promulgado en Carla: Que se reúnan en la cantidad establecida las porciones/ cosecha que sirven como regalo/ofrenda a Erba; y “ava” (¿?) y “veam” y un ....”edagarom” productivo, un campo noval y uno en uso (¿?) para Rurseaico, Ampilua y Loimina, y una terraza de cultivo (o bien: algo optativo/seleccionado) y la producción convenida y la cantidad convenida...».

Según ésta, el epígrafe de Arroyo de la Luz I-II podría contener la mención de distintas comunidades que participan de una religión pública y colectiva, lo  que exigiría que las inscripciones fueran públicas puesto que estuvieron expuestas para ser leídas y tienen letras claras y de gran tamaño. 

El carácter moderno de algunos trazos así como la introducción latina invitan a pensar que esta inscripción es de fecha posterior a AL III.

2. ARROYO DE LA LUZ III 

Fue descubierta en Arroyo de la Luz, probablemente en la década de los sesenta del siglo XX, por el constructor Marcelo Cruz, que recogió la pieza del vehículo en el que ya estaba cargada junto con otros escombros de una obra realizada en una casa destinados al vertedero.

El soporte es una piedra de pizarra y su borde superior mide 85 cm; el lado izquierdo en su parte más larga, 39 cm y el derecho, igualmente en su parte más larga, 34 cm. El grueso, irregular, oscila entre 7’5 y 8 cm.

Según Almagro Gorbea, que la estudió en el año 2000, dice:

ISACCID·RVETI · 
PVPPID·CARLAE·EN 
ETOM·INDI·NA.[ 
....CE·IOM· 
M ·


Según Blanca María Prósper, dice 

[ - - -] ISAICCID · RVETI 
PUPPID · CARLAE · ENE 
TOM · INDI · NA[ - ]
OM


Hay tres posibles traducciones según Blanca María Prosper:
“De esta manera reza lo que en/para Carla (está) introducido/establecido y no (¿?)...”;
“Por aquí corre lo que corresponde al término de Carla”;
“Aquí limita/ empieza lo que está incluido en Carla”. 

Aunque las ideas dominantes hasta hace poco sobre la cronología de la epigrafía lusitana sitúan a ésta en época imperial, F. Villar cree posible que AL III haya sido escrita en el siglo II aC., con lo que se convierte en el epígrafe más antiguo identificado en lengua lusitana, si bien según Simón Cornago es posterior a esa fecha pero siempre dentro de la época republicana (podría ser del siglo I aC.).

3. LAMAS DE MOLEDO :

Se trata de una inscripción bilingüe en latín y lusitano grabada sobre una roca. 

 La primera noticia sobre este texto apareció en la obra de Botelho Ribeiro Pereira "Diálogos morales sobre a fundación de la ciudad de Viseu", en el año 1630, que es citada por Hübner y de la que señala «cum interpretatione ineptissima». Luego lo recoge Oliveira Berardo en 1857 en su "Memoria sobre algunas inscripciones encontradas en el districto de Viseu", en la que indica que la inscripción era conocida desde hacía unos cincuenta años y que está escrita en letras romanas pero que los nombres son «completamente bárbaros».
           
Se interpreta así:

Rufinus · et / 
Tiro scrip/ 
serunt 
veaminicori / 
doenti / 
amugom / 
lamatigom / 
Crougeai Maga/ 
reaicoi petravioi t/ 
adom porgom Ioveai / 
Caielobricoi 



Imagen real.


Llamativo es el uso de un significativo número de nexos, que no son frecuentes en las otras inscripciones lusitanas y no se documentan en las inscripciones celtibéricas en alfabeto latino del siglo I aC.; por ello pueden ser relevantes para proponer una datación en época imperial.
 
El uso de la o minuta es también significativo desde el punto de vista cronológico ya que solo se hace común en época imperial. 

Estos dos elementos, nexos y o minuta, permiten fijar que la inscripción de Lamas de Moledo no puede ser anterior al siglo I dC. La fecha indicada por Hernando Balmori es el siglo II dC.

4. CABEZO DE LAS FRAGUAS

Situada en el monte de este nombre, del municipio portugués de Sabugal, distrito de Guarda, la inscripción fue revelada por Vasco Rodríguez en 1959.

OILAM. TREBOPALA.
INDI. PORCOM. LAE(/B?)BO.
COMAIAM. ICCONA. LOIM
INNA. OILAM. USSEAM.
TREBARUNE. INDI. TAUROM.
IFADEM.
REVE. tre ?


Una posible traducción es: «[Ofrecemos o sacrificamos] una ovejita a Trebopala y un cerdo a los Lares (?), una yegua (?) a Iccona, la amamantadora; una ovejita de un año (?) a Trebarune y un toro bravo (?) a Reve».

Según J. Mª. Blázquez dice: “Una oveja para Trebopala [protectora de la tribu] y un cerdo para Laebo una crinosa [yegua] para la luminosa Epona, una oveja de un año a Trebaruna y un toro semental... para Reve, Señor”.

No obstante, Antonio Tovar da la siguiente: «Una oveja para Trebopala y un cerdo para Laebo, una comaiam para Iccona Loiminna; una oveja de un año para Trebaruna y un toro semental para Reva».

Este autor cree posible relacionar 'comaiam' con carnero castrado o tal vez mocho, pero no se decide. La explicación de Iccona como forma lusitana de Epona resulta sorprendente pero dice que no hay que descartarla. Sin embargo, cree que "Reva es nombre de diosa, que significa «llanura» y parece inaceptable ver en Reve un dativo masculino", pero hoy se tiene a Reve por divinidad masculina equiparable a Júpiter.

Sin embargo, Cardim Ribeiro, una vez corregida definitivamente LAEBO por LABBO, aporta la siguiente: «(Dámoste) esta oveja, oh Trebopala, y (dámoste) este cerdo, oh Labbo! (Dámoste) esta comaia, oh Iccona Loiminna! (Dámoste) esta oveja ussea, oh Trebarune, y (dámoste) este toro consagrado, oh Reve Tre [...]». 

Cardim la explica indicando que no es una inscripción votiva, pues no expresa la idea de promesa o cumplimiento de un voto. Más bien, traduce una práctica local de determinada prescripción sacrificial y ritual que se centra en la ofrenda (sacrificio) de una serie de animales a una serie de dioses. Se trata de un acto público y de significado colectivo en una sociedad ancestralmente vinculada a tales prácticas y beneficiada por el ritual cumplimento de las mismas. El texto es una liturgia sacrificial porque es una prescripción pensada para más de una vez.


La fecha de la inscripción podría estar de acuerdo con la de Lamas de Moledo (siglo II dC.) aunque Tovar dice que posiblemente habrá que pensar en una fecha más antigua. 

Fue Tovar, precisamente, quien reconoció la importancia de esta inscripción para asentar definitivamente la tesis de que el lusitano no pertenece al grupo lingüístico celta sino al indoeuropeo (o, como mucho, podría tratarse de lengua pre-celta), aunque es difícil una delimitación rigurosa de dos zonas celtibérica y lusitana a causa de la migraciones y de las mezclas. El descubrimiento en el Riyveda del nombre 'viśpalā' da un asombroso paralelo a Trebopala y a Tencopala y confirma las remotas raíces indoeuropeas de la inscripción.

En el Museo de Guarda se conserva un molde de escayola que reproduce la inscripción.

5. ARRONCHES

[- - - - - - - -] XX • OILAM • ERBAM
HARASE • OILA • X • BROENEIAE • H
OILA • X • REVE AHARACVI • T • AV [...]
IEATE • X • BANDI HARACVI AV [....]
5 MVNITIE CARIA CANTIBIDONE •
APINVS • VENDICVS • ERIACAINV[S]
OVOVIANI [?]
ICCINVI • PANDITI • ATTEDIA • M • TR
PVMPI • CANTI • AILATIO


La traducción que da Cardim Ribeiro es: «A [divinidad femenina trifuncional] una oveja y una vaca. A [dios/a desconocido] Harase diez ovejas. A Broeneiae Haracui diez ovejas. A Reve A(uguso?) Haracui se le ofrecerían diez toros consagrados. A Bandi Haracui un auu[…]. A Munitie en Carla Cantibidone, una ? Apino, Vendico y Eriacaino, sacerdotes (…)»

Para Carneiro, dʼEncarnaçâo et alii, tendrá ligeras variantes: «Para [?] veinte [?]. Un cordero de hierba para Harase. Diez corderos para Broineia H(arácula). Diez corderos para Reva Aharácuo. Diez [?] para Banda Harácuo Au(?), para Municia Caria Cantidibone. Los ovejeros Apino, Vendico, Eriacaino. Revelarnos vuestra voluntad por medio de una señal. Grabamos esta oración de júbilo.»

6. VISEU

En la ciudad de Viseu, el mes de enero de 2009 fue encontrada un ara votiva de grandes dimensiones (101 × 43,5 × 34,5 cm). Su inscripción es como sigue:

DEIBABOR
IGO
DEIBOBOR
VISSAIEIGO
BOR
ALBINVS
CHAEREAE
F
V S L M


La traducción más aceptada es: "A las diosas y a los dioses viseigenses (de Viseo, viseiego), Albino, hijo de Chaerea, hizo el voto (o promesa) libremente, como se merecían". Viseiego es un gentilicio de igual raigambre que otros, actuales, usados en Extremadura (matiego, de Mata de Alcántara; hinojaliego, de Hinojal; talavaniego, de Talaván) o Cantabria (pasiego, de Valle del Pas).

Es el documento más antiguo en que aparece el nombre de la ciudad de Viseu. Fue encontrada con motivo del acompañamiento arqueológico de la abertura de una zanja para colocación de tuberías en la Travesía da Misericordia (en la colina de la Catedral). Es hasta ahora la única inscripción lusitana aparecida en un ambiente urbano; además, deshace la teoría de que todas estas inscripciones tienen carácter rupestre. En esta inscripción y en otras podemos ver que los antropónimos son latinos pero los teónimos tienen desinencias lusitanas; este hecho puede explicarse por un mayor conservadurismo de vocabulario religioso

El ara puede ser datada a mediados o en la segunda mitad del siglo I dC.

7.SAN CRISTÓBAL DEL MONTE

Esta inscripción fue publicada por Salinas de Frías el año 2013. Es un bloque realizado en piedra arenisca ligeramente rectangular, que se encuentra empotrado en el muro de la ermita de San Cristóbal del Monte (Topas, Salamanca). Sus dimensiones son 43 cm de alto, con una anchura de entre 15 y 19 cm. Se trata de un epígrafe votivo, mixto, en latín y en lengua lusitana.

El texto es:

(MA) RṬI
INDIE
SEINV
LOLA


La transcripción sería la siguiente: (Ma)rṭi / indi E/sei Nụ(misius?) / lo(cum) l(ibens) a(nimo) (dedit).

Suponiendo un verbo como dedit o sacrauit, o algo semejante, el ara consagraría igualmente el espacio en que se insertaba

En la actualidad, las inscripciones del noroeste hispano que combinan elementos formulares latinos con palabras morfológicamente lusitanas son diecinueve (incluyendo tres más de las que hemos tratado) y abarcan un área más extensa que lo que se considera como territorio lusitano, entre el río Duero y el Tajo, pues llegan hasta la provincia de Lugo. Por tanto, esta inscripción mixta de San Cristóbal del Monte la traemos a modo de ejemplo.


Consideración final



todos los epígrafes escritos en esta lengua son de carácter religioso. Todas las inscripciones muestran elementos internos que se asocian al culto, como la presencia de teónimos y fórmulas votivas, y también pueden ser reconocidas como religiosas por el soporte en el que se inscriben, como los altares, o por su aparición en espacios sagrados.


La mayoría de los epígrafes lusitanos corresponden a dedicatorias votivas, en las que los dedicantes realizan un voto por el que colocan la inscripción, como marcan con el uso de la fórmula latina uotum soluit libens merito, que a veces aparece con pequeñas variaciones. Esta fórmula latina es un elemento poco frecuente en las culturas epigráficas indígenas

Los epígrafes lusitanos que no mencionan dedicatorias son, además de Arroyo de la Luz III, los de Lamas de Moledo, Arronches y Cabeço das Fráguas, que muestran una serie de animales ligados al nombre de varios dioses, lo que ha sido considerado como una ofrenda o sacrificio de éstos en honor a los dioses. La mención de sacrificios animales no se constata en prácticamente ninguna de las otras lenguas indígenas.

En los epígrafes lusitanos hay poca variedad en cuanto a los tipos de epígrafes religiosos: tan sólo se crearon dedicatorias y sacrificios.

En lusitano no hay leyes sacras Tampoco se constatan maldiciones ni delimitaciones sagradas de terrenos frecuentes en otras culturas. n lusitano no se constatan epígrafes de tipo
privado

Los lusitanos parecen corresponder a un tipo de religión colectiva y pública, según
lo que nos indica la epigrafía, pero también podríamos mencionar la gran cantidad de exvotos
anepigráficos que aparecen en fuentes, santuarios y ríos, como indica Richert (2012), que
muestran un tipo de religión más privada. Es posible que en la época anterior a Roma llevaran a
cabo una religión más personal, completamente oral, y que cuando entraron en contacto con estos
comenzaran a mostrar su devoción con epígrafes públicos, adaptados, sin duda, de la cultura
epigráfica y la religión pública romana.

los lusitanos tan sólo escribieron sobre piedra, o al menos no se conservan otros materiales inscritos

otra particularidad que presenta la epigrafía lusitana es la escasa diversidad en el uso de soportes. Aquellos que se pueden catalogar en una tipología concreta se engloban tan solo en dos categorías (Fig.4): epigrafía rupestre, como en Lamas de Moledo, Cabeço das Fráguas, Arronches y Fonte do Ídolho, o altares, de los que se constatan once ejemplares.

el escaso uso de los altares en el resto del Mediterráneo Occidental contrasta con el predominio de este soporte en la lengua lusitana

una de las particularidades de la epigrafía lusitana
es la combinación constante de la lengua local con la latina. Salvo los epígrafes de Cabeço das
Fráguas, Arroyo de la Luz III y Arronches, que muestran textos completamente en lengua lusitana,
el resto mezclan ambas lenguas. En algunas de ellas parte del texto está en lusitano y hay una
introducción en latín, como en Lamas de Moledo y Arroyo de la Luz I, mientras que en otras el
texto está casi por completo en latín, pero hay desinencias flexivas lusitanas en los teónimos. Este
fenómeno no es común en el resto de culturas, donde los epígrafes bilingües y mixtos no son
predominantes en sus corpora, sino algo excepcional, como demuestran los recientes estudios de
Estarán (2016). Según la clasificación de esta investigadora, se dieron distintos tipos de epígrafes
bilingües y mixtos, siendo los segundos los predominantes en el Occidente Mediterráneo.

El sistema de escritura de los epígrafes lusitanos es únicamente latino, sin duda fruto de la conquista romana de la Península Ibérica. No escriben antes de la llegada de los romanos, y por lo tanto, cuando empiezan a escribir lo hacen usando su alfabeto. A diferencia de la mayor parte de culturas aquí tratadas, los lusitanos no crearon su propio sistema de escritura, por lo que no hay inscripciones en otro alfabeto que no sea el latino

os lusitanos son, con los galos, los únicos que no crearon su sistema de escritura, aunque fueron los únicos que tan sólo adoptan un sistema de escritura, el alfabeto latino

La época en la que los lusitanos crean sus epígrafes también difiere de la fecha en la que los crearon el resto de estas culturas. La cronología de las inscripciones ronda los siglos I y II d.C., aunque alguna podría ser de finales del s. I a.C.31 Además de la fecha, el empleo de soportes típicamente romanos, el alfabeto latino, las fórmulas votivas y la presencia de dedicantes de nombres latinizados, marcan que estos epígrafes se crearon cuando la zona estaba plenamente romanizada.

Los teónimos que aparecen en estos epígrafes son todos lusitanos, como Trebopala, Trebaruna, Reve, Crouga o Bandua, a excepción quizá de Iove en Lamas de Moledo que podría ser la divinidad Júpiter

El tipo de dedicante que aparece en las inscripciones lusitanas es semejante al del resto de epígrafes en las lenguas aquí tratadas. De los 22 epígrafes lusitanos, 18 muestran antropónimos, a los que podría sumarse el altar de Freixo de Numão, que lo tuvo, pero está perdido, siendo los nombres de aquellos que realizaron las ofrendas. El resto de epígrafes, en menor número, no presentan antropónimos, como el de Cabeço das Fráguas o el de Arroyomolinos de la Vera.

En el caso de que aparezcan antropónimos, el número de dedicantes de las inscripciones lusitanas suele ser uno, aunque hay algunas que muestran dos o más nombres, como las de Lamas de Moledo o Arronches, e incluso algunos podrían estar dedicados por una comunidad

En las inscripciones lusitanas predominan los dedicantes masculinos, aunque hay cuatro epígrafes realizados por mujeres: Lugo, Mosteiro da Ribeira, Proença-a-Velha y Guiães.

.Sobre el tipo de dedicantes, los lusitanos muestran nombres indígenas, como Ambatus en Arroyo de la Luz I-II o Caburia Caturonia en Idanha-a-Nova, y también romanizados, como el Caius Iulius Hispanus del altar de Liñarán, que presenta los tria nomina. Además, el padre del dedicante de la inscripción de Viseu presenta un nombre de origen griego, que quizá fuese esclavo.

En los epígrafes lusitanos suelen aparecer los nombres de los dedicantes, pero no se refleja ni su origo ni si ostentan cargos públicos.

En ocasiones se ha planteado la posibilidad de que haya sacerdotes/harúspices entre los dedicantes lusitanos en los epígrafes de Lamas de Moledo y Arroyo de la Luz I-II (Marco y Alfayé, 2008; Simón Cornago, e.p.), aunque la presencia de cargos sacerdotales no es común en las inscripciones indígenas.

Pese a que el corpus de inscripciones lusitanas es muy poco numeroso, ya que apenas cuenta con una veintena de epígrafes, sus diferencias con el resto del Occidente Mediterráneo son notorias. Sin duda, como se ha apreciado, la epigrafía lusitana está intrínsecamente ligada a la romanización, tomando de Roma la costumbre de escribir, el alfabeto, la combinación de su lengua con la propia en las inscripciones o el uso de los altares como soportes. La lusitana es la única cultura que dedicó todos sus epígrafes al ámbito religioso, empleando la lengua latina para el resto de inscripciones que llevasen a cabo en la zona. Podríamos plantearnos si, una vez que los lusitanos adoptaron el sistema de escritura y lengua latina, el hecho de que estén usando su forma de declinar o su morfología para los teónimos podría estar marcando un conservadurismo propio de la religión, o quizá un elemento de resistencia, al menos en el ámbito sagrado, donde podrían haber preferido dirigirse a sus dioses en la lengua tradicional (Alfayé y Marco, 2008; Beltrán Lloris 2011).

Recopilando, las inscripciones lusitanas son únicas en la creación monotemática de textos religiosos, en la mención en más de una ocasión de sacrificios y ofrendas animales, en el uso frecuente de la fórmula latina uotum soluit libens merito, en la falta de otro tipo de epígrafes religiosos, como las leges sacrae, las láminas votivas, las maldiciones o las delimitaciones de espacios sagrados. También son las únicas que, unido al punto anterior, no crean epígrafes sacros de tipo privado, sino que serían todos expuestos para ser leídos por quienes pasasen por delante y, en relación al soporte, son las únicas que tan solo crearon epígrafes sobre piedra y con una variedad tipológica extremadamente limitada. Sobre su lengua veíamos que es la única cultura en la que predominan aplastantemente los epígrafes mixtos sobre los que aparecen completamente en lengua indígena, un fenómeno que no se repite en ninguna otra lengua. Además, el uso exclusivo del alfabeto latino es otro punto particular, ya que el resto usan más de un sistema de escritura, a excepción del ibérico, aunque esta lengua se empleó en diferentes signarios indígenas.
Finalmente, y ligándolo con el primer punto, la cronología de la epigrafía lusitana marca una indudable influencia de la romanización en su desarrollo. Es la última en desarrollarse, en torno a la época imperial, mientras que el resto de lenguas aquí estudiadas habrían comenzado antes a ser escritas. En conclusión, si nos basamos en los elementos que comparte o no con el resto de culturas epigráficas aquí analizadas, podemos destacar que la epigrafía lusitana muestra numerosas características que la hacen única.






Siendo el lusitano una lengua diferente del celtibérico, tenemos tres posibilidades de situar el dialecto indoeuropeo del oeste de la Península.
La primera opción sería entenderlo como una supervivencia, con evolución independiente, de ese «proto-europeo», cuya existencia ha supuesto Krahe, en un estado de evolución del indoeuropeo occidental en el que itálico, céltico, germánico, etc., no estaban todavía diferenciados. Esto significaría la existencia en la Península de una rama indoeuropea arcaica, con desarrollo propio quizá durante mil años, hasta su aparición en
nuestras inscripciones.
En segundo lugar podría tratarse de céltico, pero con caracteres arcaicos que no se encuentran en ningún otro dialecto conocido de esta familia. Esta posibilidad se distingue sólo teóricamente de la anterior, porque una lengua céltica que no haya adquirido
algunos de sus rasgos característicos, como la pérdida de p, sería anterior a su definición como tal, lo que lleva al «antiguo europeo» de Krahe.
Finalmente, se trataría de un dialecto indoeuropeo ya diferenciado, distinto del céltico, introducido en Hispania por poblaciones a las que es arriesgado dar un nombre
(porque ha habido demasiadas reconstrucciones fantasiosas de la protohistoria de Europa
97 como para no asumir en esta materia la mayor cautela). Es posible que el antiguo
nombre de los ligures pueda servir para indicar una relación especial de los caracteres
lingüísticos de los documentos lusitanos con las poblaciones de las regiones alpinas, como
pone de manifiesto, por otra parte, la toponimia; U. Schmoll 98 volvió a dar valor al
término de ligur propuesto para el dialecto indoeuropeo del Oeste por Gómez-Moreno
en 1921. Esta hipótesis nos lleva a admitir una posibilidad según la cual los invasores
indoeuropeos de Hispania habrían [-251→252-] tenido lenguas diferentes, lo mismo que ya, a veces, hemos propuesto anteriormente algunos desarrollos que parecen coincidir
con el «ilirio». El progreso de las excavaciones arqueológicas podrá ayudarnos a hacer una elección
entre las soluciones que se nos ofrecen, y a esclarecer el origen de los lusitanos.
Aparte de la mención problemática de los lusitanos en el poema de Avieno 100, no
poseemos realmente datos históricos anteriores al siglo II, y debemos limitarnos a conjeturas
101. De un lado los lusitanos representan un tipo muy primitivo de civilización;
las lanzas de bronce que utilizaban según Estrabón (III 3, 6, p. 154) parecen indicar que
tienen su raíz en esa antigua cultura que algunos arqueólogos llaman «cultura del bronce
atlántico»; pero de otro lado Diodoro (V 34, 5) describe sus venablos en hierro y sus
«cascos y espadas parecidos a los de los celtíberos» 102.
Los elementos célticos innegables que existieron en Lusitania, por ejemplo la
forma tarboum o el nombre de Viriatus, debían estar completamente asimilados por un
pueblo de fuerte personalidad, que luchó contra los Romanos durante medio siglo (contando
desde el primer choque que los detuvo en sus incursiones contra la Bética pacificada),
se hizo aliado principal de Sertorio y atacó repetidas veces a pueblos más ricos y
más civilizados de Andalucía.

Localizado en el centro de la región montañosa situada entre el Duero y el Tajo
aparece entonces un pueblo histórico que habla un dialecto indoeuropeo propio, el lusitano,
con una personalidad distinta de los celtíberos del este de la meseta. Los elementos
indoeuropeos del lusitano parecen más arcaicos y conservadores que los del celtibérico.
Sin embargo, la relación entre los dos elementos principales de la Hispania indoeuropea
104 [-252→253-] puede ser comparable a la que existía entre los galos del valle del
Ródano y los pueblos ligures de los Alpes, de los que Tito Livio dice que eran haud
sane multum lingua moribusque abhorrentes XXI 32, 10); podemos suponer que sus
dialectos eran mutuamente inteligibles, o poco menos. Hacia estos dos polos, el lusitano
y el celtíbero, se orientan los otros pueblos de la Hispania indoeuropea; sabemos que los
Celtici de Andalucía eran parientes lingüísticos de los celtíberos; los gallegos de la Bracarensis
están muy cerca de los Lusitanos; para la atribución de los otros pueblos a uno
u otro grupo nos faltan fundamentos suficientes. Pero si los rasgos del celtibérico no pueden explicarse sin suponer una etapa de desarrollo común con los antecesores de los celtas históricos del continente y de las islas, las características del lusitano se refieren a una oleada independiente, lo que excluye la hipótesis de una única invasión indoeuropea in Hispania,


La región de la que provienen las inscripciones lusitanas se caracteriza por ser ágrafa hasta la conquista romana, como también sucede en el noroeste, zonas en las que las inscripciones más antiguas son epígrafes romanos relacionados con la conquista (bronces de Alcántara y Bembibre), inscripciones en honor al emperador y su familia o relativas a la reorganización del territorio: termini y miliarios. En esta zona no hay una escritura local como en otras regiones hispanas, tal y como sucede en el ámbito ibérico o en la Celtiberia, donde se emplean los signarios paleohispánicos. De hecho, la casi totalidad de textos recuperados en el occidente peninsular están escritos en latín, aunque sean dedicatorias a dioses indígenas o epitafios erigidos para y por individuos con onomástica vernácula. Las únicas excepciones son los escasos epígrafes en lengua lusitana, que están escritos en alfabeto latino e incluso están encabezados, como en Arroyo de la Luz y Lamas de Moledo, por frases latinas. Es posible que los ejemplares más meridionales, Arronches y el nuevo ejemplar de Arroyo de la Luz, que presentan el uso de la P abierta, puedan remontarse al siglo I a. C., pero los epígrafes de Viseu y Lamas de Moledo son claramente de época imperial. Es evidente el casi completo predominio del latín como lengua escrita en esta parte de Hispania, que solo se rompe en unos pocos textos que tienen en común su carácter cultual.




Por prudencia debemos dudar en identificar a los lusitanos del siglo II a.C. con los habitantes de una parte del país cinco siglos antes.








.

viernes, 11 de diciembre de 2020

¿Herencia o donación?

Dejar en herencia los bienes o realizar donaciones en vida es el dilema al que muchas personas se enfrentan cuando llegan a cierta edad y disponen de un patrimonio que quieren distribuir entre sus herederos. ¿Cuál de las dos opciones es más ventajosa?

planificar la transmisión del patrimonio, tanto de bienes inmuebles como del importe de cuentas bancarias, puede suponer un notable ahorro de impuestos. La donación en vida es un recurso menos usado por los contribuyentes. Sin embargo, al permitir adelantar la transmisión de patrimonio puede ser una forma útil de esquivar la subida fiscal que está por venir en lugar de esperar a recibir el patrimonio mediante herencia tras el fallecimiento, que se puede producir una vez ya haya entrado en vigor la temida “armonización”.

Las razones que llevan a renunciar a las herencias son las posibles deudas del causante y la carga fiscal del impuesto de sucesiones”. Este impuesto además “varía mucho en función del grado de parentesco y no es paritario en todas las comunidades autónomas”, a lo que hay que sumar la plusvalía municipal. “Esto suele traducirse en una cantidad elevada a la que se tiene que hacer frente, por lo que muchas personas se plantean donar en vida sus bienes para ahorrarse estos impuestos”.

Diferencia entre herencia y donación

Elegir entre herencia o donación tiene sentido en los casos en los que se pretenda adjudicar únicamente ciertas partes del patrimonio, pues la donación tendrá como límite máximo el propio sustento del donante. Una donación consiste en la cesión gratuita y voluntaria de un bien a otra persona, que no deberá pagar por ella más que los impuestos correspondientes. La donación se realiza en vida y surte efecto de forma prácticamente inmediata,

La donación es un acto en el que una persona transfiere la propiedad de un bien a otra persona, mientras que el testamento es un acto por el cual una persona deja por escrito cómo quiere que se repartan sus bienes una vez haya fallecido. La donación se hace efectiva en vida, mientras que en el testamento hay que esperar a que la persona fallezca

Así, un rasgo de este dilema es el tiempo que habrán de esperar los receptores para recibir el patrimonio, porque la herencia solo es posible tras el fallecimiento del testador. La herencia puede ser adecuada para los casos en los que los herederos no tienen prisa; es decir, no se realiza para ayudar a superar una mala situación económica a los hijos. La ventaja económica se produce para el causante, ya que en vida no deberá hacerse cargo de ningún impuesto por la realización de esta transmisión patrimonial, mientras que en una donación sí existen impuestos que se deben abonar al momento.

La donación es el método más adecuado si lo que se pretende es proporcionar de manera inmediata una ayuda económica o un bien inmueble al beneficiario. Es vital estar muy seguro de que el objeto de la donación no se va a necesitar en el futuro, porque lo que se dona, en principio, se pierde, así que se habrá de valorar la posibilidad de continuar viviendo el resto de los días sin lo donado. La donación sólo es reversible en supuestos excepcionales que se detallan en los artículos 647 y 648 del Código Civil (incumplimiento de condiciones, comisión de delito contra el donante, imputación al donante de delito y negación de alimentos).

También es útil la donación si lo que se pretende es beneficiar a unos herederos más que a otros. El principal motivo es que la herencia requiere la firma y el consentimiento de todos, mientras que la donación es libre.

En las donaciones de bienes inmuebles es necesario dejar constancia en escritura pública expresándose en ella individualmente los bienes donados y el valor de las cargas que deba satisfacer el donatario. La donación de cosa mueble podrá hacerse verbalmente o por escrito pero la forma verbal requiere la entrega simultánea de la cosa donada.

En la donación es posible imponer ciertos límites, que podrían desaparecer al cabo de un tiempo o si se cumplen ciertas condiciones. Por ejemplo, muy común es realizar la donación de una vivienda, conservando el usufructo; de esa manera, los padres aseguran la herencia de sus hijos, pero pueden continuar viviendo en su casa hasta su fallecimiento. También es frecuente imponer como condición para recibir un bien inmueble en concepto de donación el cuidado de personas mayores. Otra de las condiciones que se puede imponer consiste en impedir la venta del bien inmueble donado; así, se transfiere la propiedad, con el límite de no poder ponerla a la venta en vida del donante.

El testamento es el documento que establece quiénes son los herederos y qué parte del patrimonio le corresponde a cada uno; el testamento se podrá modificar cuantas veces quiera el testador y solo será válida la última versión. Si no existe testamente se aplicará será la figura jurídica de la herencia legítima, que se refiere a los herederos forzosos (los hijos y descendientes; los padres y ascendientes si no existen los primeros; el cónyuge supérstite).

Puede ocurrir que los destinatarios de una donación sean a la vez los herederos forzosos. En ese caso la donación se considerará parte de la herencia legítima; es como una entrega a cuenta de lo que les corresponderá más adelante. Al realizar una donación no se podrá perjudicar a la legítima del resto de herederos forzosos.

Es posible renunciar a lo heredado o a lo donado. Concretamente, a la herencia podremos renunciar y la donación la podremos no aceptar, aunque es difícil que suceda en el último caso porque lo habitual es que ambas partes se hayan puesto de acuerdo para iniciar el trámite de la donación.

Cuando los herederos no tengan claro si el valor de lo que va a recibir es inferior a las deudas, la mejor opción es aceptar la herencia a beneficio de inventario. De esta forma, responderá a las deudas hasta el límite del valor de lo que haya heredado. También existe el derecho a deliberar, que es la facultad que tiene el heredero para examinar la herencia antes de decidir si la acepta o la rechaza.

Vamos con los impuestos

En las implicaciones fiscales que cada trámite conlleva existen diferentes de una comunidad autónoma a otra, porque son impuestos transferidos a las comunidades autónomas. El Impuesto de Sucesiones y Donaciones afecta tanto a las sucesiones (herencias), como a las donaciones. Debe aplicarse en todos los casos, pero cada comunidad autónoma es libre de imponerle la reducción o bonificación que quiera. Algunos de los factores que determinan esa reducción son la edad del receptor, el valor del bien y la utilidad que se le va a dar.

Si son bienes inmuebles los recibidos por herencia o donación tendremos que hacer frente al Impuesto de Plusvalía, que se refiere al incremento que experimenta nuestro patrimonio como resultado de una de estas operaciones. Al tratarse de un impuesto municipal, su cuantía es también enormemente variable. Además, en este caso entran en juego también el valor del inmueble y la ciudad o, incluso, el barrio en el que se encuentra.

El Impuesto sobre la Renta de las Personas Físicas (IRPF) debe tenerse en cuenta la hora de elegir herencia o donación porque en el caso de la primera no se aplica. Una donación es tenida en cuenta en este sentido como una venta, si hablamos de un bien inmueble. Se considera que con la donación se ha podido obtener un beneficio económico o se habrá podido incrementar sensiblemente el patrimonio. El importe a pagar se calcula poniendo en relación el valor del bien en el momento de su compra y el que tiene cuando se produce la donación. Si esta relación es positiva, se aplicará un impuesto que, por tramos, podría llegar a significar el 20 % del valor del bien. Este es, sin duda, un punto que puede resultar un obstáculo para decantarse por la donación en lugar de por la herencia.

En el caso particular de una herencia, existe una ley estatal que fija una reducción del 95 % en el Impuesto de Sucesiones y Donaciones. En particular, este descuento es aplicable solo para cónyuges e hijos. Eso sí, como condición indispensable, debe tratarse de la transmisión de una vivienda habitual, y su valor debe ser de, como máximo, de 122.606 euros.

Conclusión

No se puede establecer de manera general cuál de los trámites es más ventajoso. Elegir entre herencia o donación dependerá de las circunstancias personales.

Las donaciones tienen sus límites: No son un sustitutivo del testamento y pueden, si no se han hecho bien o conforme a ley, terminar revirtiendo en la herencia, aunque son convenientes en caso de querer adjudicar cierta parte del patrimonio, una cantidad de dinero o un inmueble sin perjudicar la legitima de los herederos forzosos y es necesario que el donante hubiese dispuesto que no se adicionase su valor a su herencia.

La herencia de la vivienda habitual suele estar exenta en el 95% de su valor, con un límite de 122.606 euros por heredero. Sin embargo, en el caso de otros bienes inmuebles (garaje, segunda vivienda, el local de su negocio), la donación puede suponer una notable rebaja en el importe a pagar por el Impuesto de Sucesiones y Donaciones, así como en el Impuesto de Patrimonio para aquellas personas que estén sujetas al mismo. Además, la tributación de la donación de un inmueble no es igual en todas las comunidades. Las comunidades más beneficiadas por acogerse a la donación en vida son: Cantabria, Madrid, Murcia, Andalucía, País Vasco, Navarra, Castilla-La Mancha y Canarias.

También es un instrumento conveniente cuando se quiere beneficiar a unos herederos por encima de otros. Hay que tener en cuenta que la donación es irreversible, aunque su valor puede tener entrada en la herencia, mientras que el testamento se puede modificar en cualquier momento. No son conceptos excluyentes. De hecho, una donación en vida puede computar como parte de la legítima herencia, si se desea.

El número de renuncias de herencias ha descendido un 6% en 2020, dato en contra de lo que podría indicar la crisis económica, pero las estadísticas son engañosas y no son valorables, ya que las tramitaciones de herencia se dilatan mucho en el tiempo y habrá que esperar al cierre de 2021 para conocer el dato real.



.